Todos los soviéticos, a hacer gimnasia

La URSS quiere poner a toda su población a hacer gimnasia de forma sistemática en sus escuelas y centros de trabajo, dentro de un programa de sanidad con validez hasta el año 2000 que venía publicado ayer en la Prensa soviética. Un 30% de los 280 millones de soviéticos padece obesidad, y 70 millones de ellos son fumadores. El alcoholismo tiene "amplia difusión", y el uso de narcóticos ha aumentado, según algunos datos facilitados en el texto del pro grama, que no da las estadísticas sobre consumo de alcohol y drogas en la URSS.

El programa constituye una declaración de intenciones para mejorar el servicio de sanidad soviético, aquejado de graves deficiencias. Hace especial hincapié en las medidas profilácticas, en la creación de nuevos servicios autofinancia dos en instituciones y empresas e introduce el concepto de la caridad. Ésta estará contemplada en un fondo especial de sanidad financiado con cuotas voluntarias. Un total de 1,2 millones de médicos y 3,3 millones de cuadros intermedios trabajan en el sistema de sanidad soviética, entre cuyos problemas se cuentan la falta de emplazamiento y acondicionamiento de las clínicas, la mala calidad de la producción técnica nacional y la insuficiencia de medicamentos. El programa señala que muchas de las clínicas de maternidad y dispensarios están en edificios necesitados de reparación, sin calefacción ni canalizaciones ni aguá caliente. Una tercera parte de la técnica médica soviética copia modelos extranjeros, y sólo un 5%. es susceptible de ser patentada.

Las deficientes condiciones profilácticas, preventivas y hospitalarias se traducen en una alta mortalidad infantil y de la población masculina en edad laboral. En 1986, la URSS estaba situada en el puesto número 502 en lo que a mortalidad infantil se refiere, con un índice de 25,4 niños fallecidos antes del año por cada 1.000 nacidos vivos. La mortalidad en general era de 9,8 por mil, y la vida media, 69,6 años, una décima más que en 19711972.

Según el programa de sanidad, la expectativa de vida no aumenta y el nivel de enfermedades cardiacas y cancerígenas no disminuye. Un total de cuatro millones de personas faltan al trabajo diariamente a causa de sus propias enfermedades y por tener que atender las enfermedades de otros familiares. Ello cuesta al Estado soviético 7.000 millones de rublos anuales. La gripe y las enfermedades respiratorias suponen unas pérdidas de 3,5 millones de rublos anuales para la economía.

El programa contempla la creación de un pasaporte sanitario para todos los ciudadanos de la URSS, que registrará su grupo sanguíneo y su historia clínica, así como sus eventuales alergías. Un plan de educación física. único para instituciones de enseñanza entrará en vigor en 1989, con un total de seis a ocho horas de deporte, y una campaña antitabaco está prevista para 1988. En 1995 comenzará a funcionar un sistema de controles médicos para toda la población.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Educación sexual

La difusión de la higiene y una mayor atención a la educación sexual están también contempladas en el programa, que prevé la extensión de consultas dedicadas, al "matrimonio y la familia" y, un mayor acceso a los anticonceptivos. El ministro de Sanidad, Evgueni Chazov, informaba esta semana que siete millones de mujeres soviéticas abortan cada año por falta (le anticonceptivos.La psiquiatría, cuya dejadez y utilización para fines ajenos a la medicina ha sido criticada en la Prensa soviética, será también objeto de nuevas atenciones con la creación de centros especiales de profilaxis de enfermedades nerviosas y mentales.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pilar Bonet

Es periodista y analista. Durante 34 años fue corresponsal de EL PAÍS en la URSS, Rusia y espacio postsoviético.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS