La RFA estudia un nuevo paquete de medidas para estimular su economía

El Gobierno federal alemán está estudiando un nuevo paquete de medidas económicas cuyo objetivo es garantizar un crecimiento económico superior al actual, según ha anunciado el ministro de Finanzas de la RFA, Gerhard Stoltenberg. Ayer, el Parlamento federal aprobó, con los votos de la oposición socialdemócrata y verde, el presupuesto estatal (228 frente a 157), que se eleva a 275.000 millones de marcos.El presupuesto fijado para 1988 representa un incremento del 2,4% respecto al de 1987, con un aumento previsto del déficit casi mínimo, ya que pasaría de los 28.000 millones de marcos de 1987 a 29.500 millones en el próximo año fiscal. Las dos partidas más importantes del presupuesto corresponden al departamento de Trabajo (un 3%, o 60.695 millones de marcos) y el de Defensa, que se eleva a 51.404 millones de marcos.

Por otro lado, el Bundesbank ha aprobado una nueva reducción de sus diferentes tipos de interés dentro del cúmulo de reacciones a la decisión conjunta de la Casa Blanca y del Congreso norteamericano para reducir en 76.000 millones de dólares, durante los próximos dos años, el multibillonario déficit presupuestario estadounidense.

Esta vez le ha tocado el turno al tipo de interés con el que se emiten a tres días las notas delTesoro. La reducción ha sido del 3,2% al 3% y tiene por objeto compensar los efectos perniciosos que ha producido el reciente crash bursátil, según revelaron fuentes próximas al Bundesbank.

Reducción impositiva

El anuncio de la preparación de nuevas medidas económicas de estímulo, que incluyen una reducción adicional de los impuestos, fue realizado por el ministro de Finanzas dentro del contexto del nuevo esftierzo de coordinación de las políticas económicas occidentales que ha producido el acuerdo alcanzado en Washington para reducir el déficit fiscal."El Gobierno federal, de acuerdo con el Bundesbank, está estudiando que medidas adicionales, más allá de las previstas en los acuerdos del Louvre (para estabilizar el dólar) son posibles en estos inomentos", manifestó Stotelberg. El ministro, sin embargo, se negó a anticipar si las medidas incluían un incremento del déficit federal previsto en 1988 y que se eleva a 29.500 millones de marcos, tal como aprobó ayer el Parlamento.

Pese al compromiso incurrido por Stoltenberg para "hacer algo" que posibilite un mayor consumo en la República Federal de Alemania y servir así de motor de la economía mundial, el alto funcionario advirtio que el Gobierno de la RFA no cambiará su actitud de cautela "ante aquellas fuerzas que puedan poner en peligro los logros de la política económica".

Por otro lado, El Gobierno conservador británico ha recibido la sugerencia, por parte del Instituto Nacional de Investigación Económica y Social, para que adopte una política clara de reducción de los tipos de interés a fin de facilitar la disponibilidad del dinero en los mercados. Para el mencionado instituto, el precio del dinero en el Reino Unido debería caer del actual nivel del 9% al 8% y que el Gobierno Thatcher no debería dejar de consderar la posibilidad de reducir, posteriormente, al 7% dicho coste.

Sin embargo, el ministro del Tesoro británico, Nigel Lawson, ha advertido que el Reino Unido no adoptará ninguna decisión para reducir los tipos de interés ,la menos que tal medida sea adoptada dentro del contexto internacional", como un acuerdo del denominado grupo de los siete (G-7) países occidentales más desarrollados para estabilizar el dólar.

El instituto británico, por su parte, estima que la reducción de los tipos de interés en el Reino Unido es "necesaria por sí sola", a fin de evitar las tensiones defiacíonistas que producirán a medio plazo la caída de las bolsas mundiales, la disminución del comercio y la reducción consiguiente de las exportaciones.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS