La familia Nakachian exigen a quienes tienen a Melodie mas pruebas de que está bien

La cantante coreana Kimera y su esposo, el multimillonario libanés Raymond Nakachian, han pedido a los secuestradores de su hija Melodie, retenida desde el pasado lunes, que les hagan llegar más pruebas de que la pequeña, de cinco años, se halla en perfecto estado de salud. Esta condición es imprescindible para pagar el rescate exigido por los secuestradores, según indicaron fuentes próximas a la familia. Los delincuentes hicieron llegar a la familia el primer día del secuestro una fotografía de Melodie, según han confirmado fuentes policiales.

ENVIADO ESPECIAL, Kimera y su esposo, de forma sorpresiva, hicieron público anoche un comunicado en el que afirman que están "dispuestos a pagar un rescate- y ruegan a los secuestradores que indiquen la forma en que dicho rescate debe hacerse efectivo".Poco antes el abogado Jaime Torreabadella, portavoz familiar, había comparecido visiblemente afectado ante los informadores. El abogado se limitó a leer el siguiente comunicado: "La familia comunica a los secuestradores que está dispuesta a pagar el rescate. Se ruega que se pongan nuevamente en contacto para fijar las condiciones de la entrega".

La citada fotografía fue realizada con una máquina Polaroid y en ella aparece la niña casi de cuerpo entero con la ropa que llevaba puesta el lunes. Sin embargo, Melodie no tiene en sus manos ningún periódico ni otro objeto que permita precisar la fecha en que fue tomada la fotografía. La instantánea ha sido recortada con unas tijeras para impedir que aparezca la habitación.

Las fuentes informantes han confirmado que los secuestradores exigen para dejar en libertad a la pequeña el pago de un rescate superior a los 1.000 millones de pesetas, cifra calificada en medios policiales como "descabellada".

Los delincuentes, según estos medios, ya han hecho llegar a la familia Nakachian un escrito en el que exigen que el pago se efectúe en billetes pequeños de diversas monedas extranjeras. En el escrito figura una relación de cantidades en dólares, francos y marcos.

La cantante Kimera hizo llegar ayer a los secuestradores un mensaje a través de las cámaras de TVE. El comunicado, redactado en francés, dice textualmente: "Devolvedme a mi hijita. Os garantizo que en ningún momento ella puede ocasionaros daño alguno, ya que ninguna ley admite el testimonio de una niña de cinco años. Devolvedme a Melodie. Mi marido te ha hablado por teléfono esta mañana y estoy convencido de que no eres capaz de hacer daño a una niña de cinco años. Hemos visto las fotografías que habeis enviado. Por favor, lavadle el pelo y peinadla todos los días. Creed lo que mi marido os ha dicho y por el amor de Dios devolvedme a mi hija".

En el texto figuraba en letras mayúsculas la frase "lavadle el pelo y peinadla todos los días", a diferencia del resto del comunicado, redactado en minúsculas. La emoción hizo precisa una segunda grabación del mensaje. Entre ambas tomas, la policía y la familia insistieron a la cantante que pronunciase con claridad la frase referida al cabello.

Mientras tanto, en medios policiales se repite que "el caso va a terminar felizmente".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción