Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abogados Jóvenes denuncia la lamentable situación higiénica, y sanitaria de la prisión de Carabanchel

Las condiciones sanitarias e higiénicas de la prisión de Carabanchel sólo se pueden calificar de inmundas y absolutamente lamentables, se señala en las conclusiones de una visita que el Grupo de Abogados Jóvenes de Madrid realizó el pasado mes de septiembre. El informe describe una situación general de suciedad, goteras, cucarachas y chinches, inodoros atrancados, ventanas rotas y falta de atención médica. El subdirector de Carabanchel negó esta imagen de tintes negros y resaltó los esfuerzos por mantener la cárcel en unas condiciones dignas.

El Grupo de Abogados Jóvenes visitó también, en agosto, la prisión de mujeres de Yeserías. Las visitas a ambas cárceles se enmarcan en una campaña de inspección de las prisiones madrileñas que el Grupo de Abogados Jóvenes negoció con la Dirección General de Instituciones Penitenciarias.Las conclusiones del informe referido a la prisión de Carabanchel destacan el hecho de que se hacinen 2.500 hombres en una institución pensada para 1.000 o, como mucho, 1.500. Las celdas individuales miden alrededor de seis metros cuadrados, y albergan a dos o cuatro reclusos. Otras, más grandes, miden unos 12 metros cuadrados y acogen a nueve reclusos, poco más de un metro cuadrados de espacio para cada uno. "Las celdas son lamentables. Muchos cristales están rotos y los presos se quejan de falta de calefacción. El olor en su interior es terrible, debido al hacinamiento. Pudimos observar suciedad, goteras y humedades. Vimos cucarachas y chinches. El mobiliario -una mesa y sillas_- está muy deteriorado; las colchonetas de goma espuma, prácticamente destrozadas", dice el informe. A lo largo de la visita de tres días, los abogados visitaron todas las galerías, los talleres de trabajo, la enfermería, los patios y todas las dependencias de la prisión. Incluso las cocinas, "aunque más limpias que otros lugares, están bastante sucias". "El departamento de duchas y retretes generales es inmundo. Hay 18 duchas en cada galería, sin alicatar y sin agua caliente; no tienen puerta; los retretes están atrancados y producen un hedor insoportable".

La asistencia sanitaria no reúne mejores condiciones que la situación higiénica, según el informe, sobre todo para atender a una población con un alto porcentaje de drogadictos, portadores de virus del SIDA y enfermos de dolencias venéreas, afecciones de la piel, enfermedades respiratorias y con problemas odontólogicos. Se da el caso que los enfermos tienen que pedir cita con el médico con un día de antelación, y las medicinas se les facilitan al día siguiente de la consulta. Sólo en el departamento de enfermería se apreciaron mejores condiciones de limpieza.

Exageraciones

Para poder acceder a una de las 400 plazas de trabajo en los talleres, las más solicitadas, se necesita el informe favorable de dicho funcionario "criterio que de hecho da lugar a abusos y chantajes. Es llamativo, por ejemplo, que prácticamente todos los buenos destinos estén en manos de suramericanos".El subdirector de régimen de la prisión de Carabanchel se mostró sorprendido y molesto por las conclusiones del informe y negó que se pueda pintar una situación de tintes tan negros: "Desde el verano se ha conseguido reducir la población recluso a unas 2.200 personas, y es incierta esa imagen de inodoros atrancados, duchas sucias sin agua caliente, etcétera. Estamos renovando material continuamente -ahora se han traído 600 cristales para reponer ventanas rotas. Pero hay que tener en cuenta que los recluosos no son gente preocupada por la limpieza de la cárcel. Los cristales los rompieron en verano, y veremos lo que duran éstos. Estoy tan convencido de lo que digo, que invito a los periodistas a que visiten la prisión, que vengan sin avisar".

El informe sobre Yeserías señala por su parte que las condiciones generales son mejores, aunque el hacinamiento de reclusas, algunas de ellas con sus hijos, ha ido en aumento en estos años. "En general no existen quejas de las internas respecto del trato de las funcionarias", pero no acaba de cumplirse la filosofía de que la prisión debe tener una función rehabilitadora. Es sintomático que en agosto de este verano no se pudieran leer libros porque la funcionaria encargada de la biblioteca se fue de vacaciones.

En general tampoco existen quejas del servicio médico, aunque sí de la cantidad y calidad de la comida (la dotación de alimentos infantiles es buena). Las celdas son individuales, pero albergan como mínimo a dos reclusas, algunas con sus hijos, con la consiguiente falta de intimidad. Los abogados advirtieron que las ventanas no tenían ninguna protección, por lo que "el calor era insoportable".

Abogados progresistas

El Grupo de Abogados Jóvenes de Madrid se creó en 1973, aunque fue prohibido por la Dirección General de Seguridad del Estado. La Audiencia Nacional dio legalidad al grupo por sentencia de 1979. Cuenta actualmente con unos 1.100 abogados, todos ellos menores de 40 años, y con una orientación profesional marcadamente progresista, dirigida a la modernización de la justicia y la salvaguarda de los derechos de los ciudadanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de octubre de 1987

Más información

  • El grupo ha inspeccionado también Yeserías y visitará todas las cárceles madrileñas