Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Alfredo Tranquilo

ha sido condenado por el Juzgado de Instrucción número 4 de Córdoba a cinco días de arresto menor por dar un puñetazo en la cara al cirujano Manuel Reyes Cerezo y romperle la nariz. Este individuo, cuyo apellido parece ser no corresponde con su temperamento, llegó el domingo 18 de enero al hospital Reina Sofía, de Córdoba, aquejado de fuertes dolores que le producía una hernia inguinal e insistiendo en que se le operara. Fue atendido por Reyes Cerezo, cirujano de guardia, que consideré que no era tanta la urgencia como para intervenirle quirúrgicamente aquel día festivo. El médico se lo explicó al enfermo, y éste, sin mediar palabra, le partió la nariz de un puñetazo.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de octubre de 1987