Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galerías ha vendido sus inmuebles a Mountleigh por 350.000 millones, con derecho a arrendamiento

La venta de los grandes almacenes Galerías Preciados al grupo británico Mountleigh constituye una operación de leasing inmobiliario, no una enajenación de los grandes almacenes. Ocho días después de que se firmase el contrato de opción de compra, ninguna de las dos partes ha desvelado las condiciones del acuerdo. Sin embargo, se conoce que el valor de la operación es de 30.000 millones de pesetas, que el importe del arrendamiento será del 10% anual y que Mountleigh avalará las cantidades que los Cisneros deben a la Administración por un montante de 11.000 millones de pesetas. El Ministerio de Economía y Hacienda conoce al detalle los contenidos del acuerdo.

Pese al hermetismo del grupo Cisneros y de la compañía británica Mountlaigh, poco a poco se van conociendo algunos detalles de la inesperada operación de venta de Galerías Preciados. Fuentes de la Administración indicaron que las autoridades del Estado están enteradas al detalle de los contenidos del contrato que, progresivamente, se va convirtiendo en una gran operación inmobiliaria.En realidad, la venta del imperio que fundó Pepín Fernández constituye una modalidad de lease back, por la cual el grupo Cisneros vende los inmuebles de Galerías Preciados (todavía no se sabe si todos o una parte) con derecho a mantener su alquiler por un período de tiempo no determinado. El coste de estos inmuebles para Mountlaigh es de alrededor de 30.000 millones de pesetas, mientras que los Cisneros -que seguirán llevando el negocio de grandes almacenes- pagaran un 10% anual por el alquiler de los locales.

En el contrato se contiene también la cláusula de que Ronald Anthony Clegg, presidente del grupo inmobiliario británico, avalará las deudas que los Cisneros mantienen con la Administración española, que ascienden a unos 11.000 millones de pesetas, distribuidos en tres créditos: uno de 3.500 millones de pesetas al 17% y dos préstamos blandos por valor de 7.500 millones.

Tres operaciones de 'leasing'

Esta operación de leasing inmobiliario es la tercera de gran magnitud que se produce en muy poco tiempo. Primero fue la venta de la torre negra del Banco de Santander en el Wall Street madrileño (zona Azca), cuyo protagonista fue el grupo suizo BTK Holding, que pagó 10.500 millones de pesetas. La pasada semana los suizos cedieron este inmueble a las sociedades Sesea e Interpart por 12.500 millones. La torre negra se convertirá en el buque insignia de Renta Inmobiliaria. El segundo caso fue la venta de la sede central del Citibank España en la madrileña Puerta de Alcalá. Tras la enajenación, por valor de 4.500 millones de pesetas, el banco alquiló el inmueble por un periodo de cuatro años.Las mismas fuentes indicaron que el Ministerio de Economía y Hacienda y el propio presidente del Gobierno, Felipe González, están informados de la venta de Galerías Preciados. Javier Solana, portavoz del Ejecutivo, declaró el viernes que "en este momento no hay ninguna solicitud para ello [para la venta], que sería perceptiva para formalizar una venta antes de esa fecha [1 de enero]. No ha habido ninguna solicitud para autorizar la venta de Galerías antes del 1 de enero; después de esa fecha el Gobierno ya no tiene nada que decir".

El cambio de propiedad de los inmuebles no será efectivo hasta mediados del mes de enero, una vez que se cumpla el plazo de tres años; que adquirieron los Cisneros con el Patrimonio del Estado, cuando esta institución decidió reprivatizar los grandes almacenes expropiados a José María Ruiz-Mateos el 23 de febrero de 1983.

La situación de los grandes almacenes no era precisamente boyante. Las pérdidas se han acumulado en los tres últimos ejercicios por valor de 29.100 millones de pesetas: 12.000 millones correspondientes al ejercicio 1984-1985; casi 7.000 millones, al de 1985-1986; y 9.319 millones en el ejercicio recién finalizado. La Administración y las entidades financieras acreedoras (entre los que se encuentran el Banco Central, Hispano Americano y Cajamadrid) han presionado, sin éxito alguno, a los Cisneros para que efectuasen una ampliación de capital, único modo de absorber las pérdidas y reducir las cargas financieras.

Al Parlamento

En medios de la Administración se denota una gran preocupación por las consecuencias de esta inesperada venta, toda vez que algunos grupos parlamentarios se han apresurado a pedir la comparecencia del ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, para que dé explicaciones en el Parlamento.

El Grupo Popular ha señalado el pasado viernes que "detrás de la venta de Galerías Preciados puede existir una operación de especulación inmobiliaria".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de octubre de 1987

Más información

  • El grupo Cisneros continuará manteniendo el negocio de los grandes almacenes