Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los activos totales de Ias compañías eléctricas han sido valorados en 4,66 billones de pesetas

El Ministerio de Industria y Energía y Unidad Eléctrica (Unesa) llegaron ayer a un acuerdo definitivo sobre la valoración de los activos del sector, considerada como el paso fundamental para la elaboración del denominado marco legal estable, que fijará la política tarifaria y de compensaciones por las inversiones realizadas en el sector. El acuerdo fija en 3,49 billones de pesetas los activos netos en generación, y en 1,17 billones, los de distribución. Con él se garantiza la recuperación por parte de las empresas del valor de sus inversiones en activos, que se compensarán por vía tarifaria.

La valoración definitiva de los activos de las compañías eléctricas, calificada ayer como un hito en la normalización del sector por el titular de Industria, Luis Carlos Croissier, cifra además el valor de los gastos recurrentes de esta industria para 1987 en 254.652 millones de pesetas. Esta valoración, en la que se incluyen gastos de explotación y mantenimiento y distribución y estructura, afectará a la revisión de tarifas para 1988.Iñigo Oriol, presidente de Unesa, declaró que el acuerdo alcanzado ayudará a normalizar la situación del sector y permitirá consolidar el proceso de restablecimiento de la solvencia financiera de las empresas. A su juicio, la valoración de los activos servirá como un parámetro para los prestatarios de la rentabilidad económica del sector.

De acuerdo con la mecánica finalmente acordada por Industria y Unesa, la valoración de estos gastos, que incidirá en la política tarifaria del sector, se realizará anualmente para contribuir a estandarizar sus costes. La valoración de los activos netos de generación, cifrada como se ha dicho en 3.497.704 millones de pesetas no recoge las inversiones en curso afectadas por la moratoria nuclear, que están sujetas a un tratamiento ad hoc y que se integrarán en la valoración global a partir de su entrada en servicio, pendiente de aprobación en el nuevo Plan Energético Nacional (PEN). Por otra parte, la cifra exacta en la que se han valorado los activos de distribución es de 1.171.739 millones de pesetas.

Con el acuerdo, alcanzado tras meses de negociación entre Industria y la organización que representa los intereses de la industria eléctrica, se establece un sistema de garantías para las empresas sobre la recuperación y remuneración de sus inversiones en activos durante su vida útil. Esta garantía se implementará en función de la repercusión de estos costes en las tarifas eléctricas, contemplada en el futuro marco legal estable.

El acuerdo fue comunicado a los presidentes de las empresas del sector en el curso de un almuerzo, celebrado ayer mismo, en la sede del Ministerio de Industria y Energía. Luis Carlos Croissier, titular del departamento, y Iñigo Oriol, presidente de Unesa, informaron posteriormente del acuerdo, en una conferencia de prensa convocada con urgencia.

Hito significativo

Croissier calificó como un "hito significativo" el acuerdo alcanzado, ya que el futuro marco legal "creará estabilidad en el sector y garantizará la rentabilidad de las inversiones realizadas por las empresas en los activos productivos". El ministro señaló que aún esta por negociar con el sector la mecánica de periodificación de las inversiones y la instrumentación de la política de amortizaciones.Un segundo problema que aún queda por solventar es la política de compensaciones, otra de las patas significativas del nuevo merco general y estable. El ministerio ha expresado reiteradas veces su intención de tener listo el nuevo marco para antes del primero de enero de 1988, a fin de que las nuevas tarifas queden aprobadas siguiendo el nuevo método.

Otra cuestión planteada fue la revisión del contrato de suministro que la Empresa Nacional de Electricidad (Endesa) tiene firmado con el sector. Iñigo Oriol expresó el deseo del sector de que este contrato sea adecuado a la filosofía del nuevo marco. Por su lado, Feliciano Fuster, presidente de Endesa, aceptó la posibilidad de esta revisión siempre que se tenga en cuenta "el esfuerzo que la empresa pública ha realizado en el proceso de intercambio de activos", al adquirir una parte sustancial de varias instalaciones de generación, fundamentalmente nucleares, al sector privado.

Sobre FECSA, su presidente, Luis Magaña, interpretó que el acuerdo clarifica numerosos interrogantes en el proceso de saneamiento de la sociedad, si bien admitió que "aún quedan por cerrar algunos temas específicos". Oriol ratificó el apoyo del sector a la prevista ampliación de capital en FECSA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de octubre de 1987

Más información

  • Administración y empresas llegan a un acuerdo para desbloquear la elaboración del nuevo marco legal