Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando González Laxe, nuevo presidente de la Xunta al prosperar la moción de censura de los socialistas

Santiago de Compostela

El socialista Fernando González Laxe fue elegido ayer nuevo presidente de la Xunta al prosperar la moción de censura presentada por el PSOE contra el Gobierno de Fernández Albor por 40 votos a favor, 29 en contra y dos abstenciones. González Laxe presidirá un Gabinete de coalición en el que además del PSOE participarán Coalición Gallega (CG) y Partido Nacionalista Galego (PNG). Fernández Albor intervino ayer por vez primera en las tres jornadas de debate para despedirse de su Gobierno y de la Cámara y augurar una etapa de "crispación política" dada la heterogénea composición del nuevo Ejecutivo.

MÁS INFORMACIÓN

González Laxe obtuvo el apoyo de los 22 diputados de su grupo, los diez de CG, cinco del PNG y tres del Partido Socialista Galego-Esquerda Galega, aunque esta última fuerza política no participará en el Gabinete de coalición. Las dos abstenciones correspondieron al presidente del Parlamento, el aliancista Tomás Pérez Vidal y el único diputado del Bloque Nacionalista Galego, Xosé Manuel Beiras. Fernández Albor tan solo recibió el apoyo de los otros 29 parlamentarios de su grupo. Pérez Vidal explicó que su abstención no constituye una indisciplina, ya que estaba pactada de antemano con el portavoz de su grupo y con Fernández Albor, y se debió a la posición institucional que ocupa en la Cámara. Esta ha sido la primera moción de censura que prospera en España.La sesión de ayer constituyó una reiteración de los argumentos ya esgrimidos en jornadas anteriores. El vicepresidente de la Xunta, Mariano Rajoy, y el portavoz del grupo Popular, Víctor Manuel Vázquez Portomeñe, insistieron en calificar de ilegítima la moción por apoyarse en votos de antiguos diputados de AP. Ambos pidieron la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones anticipadas. González Laxe volvió a manifestar que el PSOE ha pactado con partidos y no con personas y reiteré sus acusaciones contra el Gobierno conservador. Por su parte, el secretario general de los socialistas gallegos, Sánchez Presedo, dijo que no es necesaria la convocatoria de elecciones anticipadas, ya que el Parlamento tiene capacidad para crear su propia alternativa al actual Gobierno. Según Sánchez Presedo, lo que trata Alianza Popular, es de trasladar sus propios problemas internos al seno de la Cámara.

El ex presidente de la Xunta, Gerardo Fernández Albor, convirtió su intervención en una despedida a su Gobierno y a los diputados de la Cámara. Fernández Albor acusó al Gobierno central y a los socialistas de realizar una política contraria a los intereses de Galicia y manifestó que desde la constitución del estado de las autonomías ninguna comunidad ha logrado asumir todas las competencias establecidas en los respectivos estatutos. El ex presidente, sin embargo, señaló que no es favorable a la constitución de partidos nacionalistas, ya que "mientras no se tenga el poder en Madrid y en Bruselas, nunca podremos transformar la autonomía".

"Lo único que puedo hacer es salir de aquí con toda la dignidad de viejo galleguista y viejo demócrata", manifestó Albor, quien aseguró encontrarse tranquilo "con la satisfacción del deber cumplido". El ex presidente evitó referirse directamente a José Luis Barreiro, aunque insistió en varias ocasiones en que la actual composición de la Cámara no es representativa de la voluntad del pueblo gallego "que en las seis últimas convocatorias electorales nos ha dado su apoyo a nosotros". Fernández Albor auguró además una etapa de "crispación política", dada la composición tripartita del nuevo Gobierno. "Haré todo lo posible para que eso no se produzca", señaló Albor, "pero tengo miedo de que así sea".

También explicó el ex presidente las razones de por qué no ha presentado su dimisión: "Yo no dimito porque soy responsable ante mi pueblo, cuando el Parlamento designe su candidato yo entregaré feliz el testigo, orgulloso de servir a mi pueblo". En este sentido, Albor deseó suerte a su sucesor y le aconsejó que "defienda la cuota histórica, de Galicia". Asimismo Fernández Albor defendió las realizaciones de su Gobierno, y dijo que cuando se votó el referéndum del estatuto, tan solo el 20% de los gallegos acudió a las urnas y "ahora hay qué ver la ilusión que tiene este pueblo". En una emotiva despedida, el ex presidente tuvo un recuerdo especial para la "lealtad" de su vicepresidente Mariano Rajoy, y pidió la "bendición de Santiago Apostol".

Durante la celebración del pleno del Parlamento de ayer, volvieron a reproducirse las manifestaciones ante la sede de la Cámara. En esta ocasión, sin embargo, el fuerte despliegue policial impidió que los trabajadores de Sidegasa y colectivos de estudiantes pudiesen acercarse hasta las inmediaciones del Parlamento autónomo.

Por el momento se desconoce la fecha en la que González Laxe dará a conocer su nuevo Gobierno. Su nombramiento será publicado probablemente hoy o mañana en el Diario Oficial de Galicia. Según los acuerdos tripartitos, al PSOE le corresponderán cinco consellerías, a CG la vicepresidencia y tres consefierías y al PNG, dos consellerías, una de ellas la de Presidencia, desde donde se gestionan los medios de comunicación autonómicos. Aunque el nuevo presidente se ha negado a dar nombres, fuentes de los partidos coaligados dan por hecho que el nuevo miembro de Coalición Gallega, José Luis Barrerio, será el vicepresidente del Ejecutivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de septiembre de 1987

Más información

  • Gerardo Fernández Albor augura una etapa de "crispación política"