Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez decreta el secreto del sumario sobre el parricidio de Granada

Miguel Ángel Barroso, el joven de 16 años que presuntamente colaboró en la construcción de un muro para ocultar el cadáver de Rafael Rodríguez Fajardo, muerto de un disparo el día 15 de septiembre en Granada, quedó en libertad el pasado fin de semana tras prestar declaración ante el juzgado que instruye el caso. Miguel Ángel aseguró que construyó el tabique a petición de la esposa y la hija del fallecido y que desconocía la presencia del cadáver, que estaba oculto bajo una cama. El juez también ha decretado el procesamiento de Dolores Herrera, la esposa del fallecido, y el secreto sumarial para todas las investigaciones.

Dolores Rodríguez, la joven de 13 años que se inculpó ante el juez de haber dado muerte a su padre, permanece en un internado regido por religiosas. Rafael Rodríguez falleció por un disparo hecho por una escopeta de caza, tras mantener una violenta discusión con su esposa, en presencia de la hija, según declaración de éstas. Rafael Rodríguez Herrera, de 15 años, hijo del fallecido, acusó posteriormente a su madre de ser la autora del disparo. Según su testimonio, su madre le comunicó la muerte del padre horas después de producirse, al tiempo que le conminó a que la mantuviera en secreto hasta que se presentase ante la policía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de septiembre de 1987