Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

AP de Valencia expulsa al diputado autonómico Giner Miralles

El comité ejecutivo provincial de Alianza Popular (AP) de Valencia ha decidido expulsar del partido a Manuel Giner Miralles, uno de los dirigentes históricos del partido en Valencia, que fue presidente regional del partido y en la actualidad es diputado en el Parlamento autonómico. La decisión fue adoptada en una reunión celebrada en la noche del sábado, encabezada por el presidente provincial de la formación conservadora, Ignacio Gil Lázaro. Hace una semana Giner Miralles realizó unas declaraciones en las que aseguraba estar reflexionando sobre la situación del partido en Valencia y que no descartaba la posibilidad de abandonar AP para ingresar en el partido regionalista Unión Valenciana. El pasado viernes, Gil Lázaro pidió a Giner Miralles que clarificara su postura, pero éste, lejos de retractarse en sus declaraciones, pidió un período de reflexión. La ejecutiva provincial no ha esperado y ha decidido dar por buena la voluntad de causar baja en el partido manifestada por el diputado autonómico.

Crisis

La expulsión de Giner Miralles, que éste considera ilegal, se produce después de: una crisis que ha afectado a Alianza Popular en Valencia desde finales del pasado mes de julio. Un comunicado anónimo contra Gil Lázaro fue el detonante, aunque los motivos últimos de la crisis están en el proceso de confección de las listas para las pasadas elecciones. Por otra parte, desde la celebración del congreso provincial de AP, hace ocho meses, han causado baja 10 de los 20 miembros de la ejecutiva provincial del partido. La actual crisis culminó la semana pasada cuando el comité ejecutivo provincial decidió, por unanimidad, solicitar formalmente al comité nacional de conflictos que abriera expedientes de expulsión a los concejales aliancistas del Ayuntamiento de Valencia Juan Carlos Gimeno y Francisco Bueno, y al diputado en el Parlamento autónomo Jorge Lamparero. Estos cargos fueron considerados impulsores del mencionado escrito anónimo contra Gil Lázaro. La decisión fue apoyada por el presidente regional aliancista, José María Escuín.

Manuel Giner Miralles declaró ayer que la decisión adoptada por la dirección. provincial del partido es "desconcertante" y "no se ajusta a los estatutos" de AP. "El cese el ilegal, y no voy a admitir esa baja", señaló. "Yo no he solicitado la baja", añadió, "y por eso no procede esta decisión; en todo caso, se podría abrir expediente".

Giner Miralles manifestó no querer precipitarse a la hora de valorar la decisión de la ejecutiva provincial de su partido.

Según Giner Miralles, sus declaraciones sobre un posible abandono del partido fueron rea¡izadas para dar un "aldabonazo" a la crisis de AP, de forma que se produjera una reacción y se pusiera fin a una situación que el diputado autonómico considera "grave" para su partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de agosto de 1987