Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suicidio colectivo de 33 miembros de una secta en Corea del Sur

33 personas fueron encontradas muertas ayer, al parecer víctimas de un suicidio colectivo, en la localidad surcoreana de Yongin. Entre los fallecidos figuran 10 adolescentes. La policía no estaba en condiciones de asegurar esta madrugada si Park Soon-Ja, de 48 años, presidenta de una secta denominada Asociación Odaeyang Co, se encontraba entre las víctimas.Entre las víctimas figuraban algunos niños que eran alumnos de un jardín de infancia y una escuela dirigida por la propia Soon-Ja, así como algunos empleados de la asociación religiosa.

Según la agencia France Presse, algunos de los cadáveres presentaban signos de haber sido estrangulados o apuñalados.

La asociación, que tenía una fábrica situada a 82 kilómetros al sur de Seúl, y en cuyas instalaciones fueron localizados los cadáveres de los 33 presuntos suicidas, se dedicaba a la fabricación de artículos de artesanía con destino a la exportación y a la venta para los turistas.

Park Soon-Ja era buscada por la policía por negarse a pagar a sus acreedores unos 8,5 millones de dólares (algo más de 1.000 millones de pesetas).

Según la policía, Park Soon-Ja desapareció en unión de algunos de sus empleados después de haber propinado una paliza a algunos de sus acreedores. A partir de ese momento las autoridades lanzaron una orden de busca y captura. La búsqueda de la policía comenzó hace unos 10 días. El marido de Park Soon-Ja, fue quien descubrió los cadáveres, cuando se presentó en la fábrica de la secta.

Según la policía surcoreana, los 33 presuntos suicidas, 28 de ellos mujeres, habían ingerido un veneno no determinado unas 24 horas antes de que fuesen descubiertos sus cuerpos. La policía encontró a la mayor parte de las víctimas con las manos atadas a la espalda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de agosto de 1987