Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un incidente en el sistema de ventilación de la sala de control paraliza la cama de Vandellós 2

La central nuclear Vandellós 2, que obtuvo el permiso provisional de apertura a principios de esta semana, sufrió el miércoles por la mañana un accidente en los conductos de ventilación del edificio del centro de control, que retrasó la carga del reactor durante 28 horas. El incidente se desencadenó al quemarse el relé de una resistencia del sistema que caldea el aire de los conductos. Coincidiendo con este hecho, el Servicio Mundial de Información sobre Energía ha pedido al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) que responda a unas alegaciones sobre la corona circular del núcleo del reactor.

MÁS INFORMACIÓN

La pieza afectada en el incidente del miércoles no quedó inutilizada, pero inmovilizó el aire caliente del sistema de ventilación. José María Camps, responsable de relaciones exteriores del nuevo complejo atómico, explicó que el fallo provocó que se desprendiera humo de la tubería, "ya que, a pesar de estar fabricada con un material incombustible, genera humo por el calor". Otras fuentes relacionadas con la central manifestaron a éste diario que el fallo provocó también un pequeño incendio, extremo negado por la versión oficial. El incidente desencadenó la activación de los sistemas contraincendio de la central y el sistema exclusivo de la zona afectada, que disparó los aspersores de agua y provocó filtraciones sobre la sala de control. En el edificio afectado se encuentra el sistema de control de la central, dividido en cinco departamentos: la sala de control, las salas superior e inferior de cables, el cuadro de parada remota y el centro de distribución de cargadores y onduladores.

Además del incidente, la paralización de la operación de carga de los 157 elementos de uranio en el reactor se produjo también porque los técnicos comprobaron que los instrumentos de control exterior del reactor no funcionaban correctamente.

Requerimiento al CSN

Las tareas de carga del reactor, que se pretendían iniciar momentos antes de producirse el suceso, se retrasaron alrededor de 28 horas. El proceso comenzó finalmente a las 4.30 horas de ayer. Según Camps, ayer por la tarde ya se habían introducido unos 15 elementos de uranio enriquecido en el interior del reactor. Está previsto que las tareas de carga de los 157 elementos concluyan dentro de una semana. Coincidiendo con estos hechos, el Servicio Mundial de Información sobre Energía, organismo independiente con delegaciones en 12 países, ha requerido al Consejo de Seguridad Nuclear para que responda a las alegaciones presentadas en su día por una persona que trabajó en la construcción del complejo de Vandellós 2, sobre la calidad de la corona circular del núcleo del reactor. Este trabajador presentó una denuncia ante el CSN a principios de 1986, en la que indicaba que la soldadura de la corona del reactor no se había realizado correctamente y se habían producido alabeos (curvaturas). Tres inspectores del CSN le visitaron para concretar la denuncia y pidieron un informe de esta situación a la empresa contratista encargada de la soldadura y a la compañía propietaria de la central.

La respuesta del CSN al trabajador reconocía que se habían producido manipulaciones en la gráfica que indicaba cómo se había hecho la soldadura, pero añadía que estos detalles no eran importantes para la seguridad del reactor. En agosto de 1986, este trabajador volvió a dirigirse al CSN concretando en seis puntos los problemas de soldadura y calidad de la corona del reactor, y desde entonces no ha recibido respuesta. El requerimiento del Servicio Munidal de Información sobre Energía al CSN se refiere a este apartado concreto de la construcción de la central y pide saber si se han realizado las modificaciones pertinentes.

Por otra parte, cinco ayuntamientos de la zona cercana a la central Vandellós 2 no están dispuestos a participar en el plan de emergencia y evacuación, previsto para casos de accidente, hasta que no existan unas vías de comunicación adecuadas en la comarca. Sin la puesta en marcha del plan de emergencia, la central no puede entrar en funcionamiento.

Las empresas Endesa e Hidruña, con un 72% y un 22% de las acciones, respectivamente, son las propietarias del nuevo complejo atómico. El coste de esta central ha sido de 190.000 millones de pesetas. Los 980 megawatios de Vandellós 2 producirán, cuando llegue a la plena potencia, alrededor de 23,5 millones de kilowatios al día. El funcionamiento de las cuatro centrales nucleares de Cataluña alcanzarán una potencia nuclear de 3.320 megawatios. Con una producción aproximada de 2.100 millones de kilowatios al mes, cubrirían entre el 70 y el 80% de las necesidades de consumo de Cataluña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de agosto de 1987

Más información

  • La operación para introducir las barras de uranio tuvo que ser retrasada durante 28 horas