Hermetismo policial sobre el cadáver que fue hallado dentro de un baúl en el mar

Las autoridades malagueñas, tanto policiales como judiciales, mantienen un absoluto hermetismo sobre el hallazgo, el pasado domingo, de un cadáver en el interior de un baúl en las playas del Palo (Málaga). Sobre el hecho no ha trascendido ningún dato que permita ofrecer una hipótesis fiable sobre la procedencia del cadáver, si bien, se especula que habría sido arrojado desde algún barco.

El arcón, de un metro de largo y unos cincuenta centímetros de ancho, fue recogido muy cerca de la orilla por unos pescadores de la barriada del Palo. El baúl estaba cerrado con cadenas y sujeto con dos lastres con la presumible intención de que permaneciera en el lecho del mar. Sin embargo, los lastres se desprendieron a causa de la marejada, por lo que el baúl subió a la superficie, siendo divisado por unos vecinos que avisaron a la policía.

Sobre el estado del cadáver existen dos versiones totalmente contradictorias: según una, se encontraba descuartizado y, de acuerdo con la otra, no presentaba signos de violencia. En el interior del baúl se encontró también un motor de una embarcación fueraborda y una cadena.

Por otra parte, el cadáver hallado el pasado sábado en un canal de agua situado a cuatro kilómetros de Gijón (Asturias) ha sido identificado como Marino González Gómez, de 22 años. Según la policía, el asesinato del joven se produjo por un ajuste de cuentas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 10 de agosto de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50