Sólo hubo dos consultas de consumidores en Villalba

La Oficina Móvil de Información al Consumidor (OMIC), una furgoneta que la Dirección de Consumo de la comunidad desplaza a diario por los municipios de Madrid, sólo recibió dos consultas durante las casi cinco horas que estuvo el martes en Collado Villalba, municipio de más de 20.000 habitantes.En las dos consultas realizadas resultó, paradójicamente, que los consumidores habían timado al vendedor: dos mujeres, atraídas por un cartel pegado al OMIC que rezaba "Servicio gratuito de repesaje", solicitaron a los inspectores que verificaran el peso de las frutas que acababan de adquirir. Sospechaban que la balanza del expendedor se había equivocado en beneficio de este último. Las frutas, una enorme sandía y un bulto de tomates, fueron colocadas en la balanza de precisión y los dígitos amarillos revelaron que pesaban más de lo pagado.

El resto del tiempo los inspectores repartieron abundantes folletos informativos sobre los derechos del consumidor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 18 de julio de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50