Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

El error y el horror

Hace pocos días se publicó la lista de los principales países productores de armas, en la que España figura en octavo lugar. Creo que es de ilusos pensar que estas armas puedan servir para otra cosa que no sea matar a seres inocentes envueltos muchas veces en ambientes de guerra desde que nacieron. Medio mundo se muere de hambre mientras el otro medio se dedica a fabricar armas. Tan odioso me parece un hecho como el otro, aunque el último, por lo refinado de sus mecanismos y su mayor alcance, es más condenable.En las primeras elecciones democráticas voté al PSOE porque pensaba que defendería los intereses del mundo trabajador y pondría los medios necesarios para dar un empuje a la cultura que permitiera ir difundiendo y aclarando los verdaderos mecanismos por los que las grandes potencias condenan a morirse de hambre, literalmente, a millones de seres. Estoy por la abolición armamentista, contra el enriquecimiento de unos pocos a costa de otros muchos, y creo que es justo que los vascos reclamen sus derechos históricos.

Más información
El error y el horror
El error y el horror

Por estas razones, que sólo he

Pasa a la página siguiente

Viene de la página anterior

esbozado, y viendo que el PSOE no hace absolutamente nada por los intereses del mundo trabajador, voté y solicité el voto para Herri Batasuna en las elecciones al Parlamento Europeo. Porque aunque no estoy de acuerdo con todos sus planteamientos, también soy consciente de la campaña de intoxicación contra este partido, al que se ataca más por su condición abertzale radical y obrera que por la cuestión de ETA.

Sin embargo, quiero dejar constancia de mi total repulsa por el abominable atentado de Hipercor. Creo que al no condenar el hecho, que por otra parte todos los partidos se aprestan a poner de manifiesto, Herri Batasuna no hace sino dar la razón a quienes desean su desaparición, pues no hay justificación moral posible para este tipo de hechos.- Jaume Baylach Bruguera. .

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS