El Tesoro aceptó tipos de mercado en la primera subasta de letras

El Tesoro estableció tipos de interés de mercado en la primera subasta de letras, sorprendiendo a la mayor parte de las entidades financieras que habían ofiertado dinero al considerar incluso que el Tesoro había cortado a un precio muy elevado para conseguir un relativo éxito en volumen de suscripción. Las ofertas de dinero para la suscripción de letras a un año superaron los 107.000 millones de pesetas, de los que fueron adjudicados más de 99.000 millones de pesetas, a un tipo de interés marginal del 15,5% y un tipo medio del 15,098%.El precio final fijado por el Tesoro es más elevado de lo que establecía el mercado para otros instrumentos al mismo plazo de emisión y ello provocó una inmediata subida en el precio del dinero en el mercado interbancario. En este sentido se señala que los pagarés de empresa, que tienen retención en origen, lo que les encarece, han sido emitidos a unos precios ligeramente superiores al 14%. Estos pagarés tienen un riesgo mayor que las emisiones del Tesoro, por lo que habría sido lógico que el precio de la nueva deuda pública hubiera sido inferior.

En medios de la Admnistración se señala que la creación de un nuevo mercado y la aparición de un activo lleva siempre: consigo el pago de una cierta "prima de iniciación", que luego se corrige en las sucesivas subastas. Esto es lo que ocurrió al principio con los pagarés del Tesoro. Además, se señala en medios financieros, parece que la Administración ha tratado de ipresentar un cierto éxito en la primera subasta, aunque el tipo de interés se haya quedado algo por encirna de lo previsible. Algunas instituciones acudieron a la subasta ofreciendo dinero a un precillo que no creían que fuera aceptado, en la creencia de que de esta forma no tendrían que suscribir letras en estos momentos.

Financiar déficit

Al margen de la subasta ordinaria, el Banco de España adquirió 400.000 millones de pesetas en letras para poder iniciar sus operaciones de cesiones temporales para llevar a cabo sus funciones de control monetario. De hecho, antes de que se resolviera la subasta, el banco emisor había anunciado que hoy aceptaría peticiones para cesión de letras.De esta forma dejará de ofrecer pagarés del Tesoro al 17,5%, cuando recibe por ellos una remuneración de 8%, y pasará a trasladar la mayor parte de los costes de financiación del déficit y de falta de control monetario al Tesoro, ya que seguirá retirando dinero al 17,5% pero su remuneración real se eleva por encima del 15%. El problema que queda por resolver ahora es clarificar la situación del nuevo mercado, ya que las letras no pueden ser transmitidas a otras entidades o clientes particulares más que por las entidades gestoras, que aún no han sido calificadas como tales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción