Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 'largo abrazo' cierra la querella de los 'hermanos enemigos' de Sharja

Un largo abrazo, con muchas palmaditas en la espalda, cerró en la noche del pasado martes la llamada querella de los hermanos enemigos de Sharja, uno de los siete Emiratos Arabes Unidos del golfo Pérsico.El emir depuesto, jeque Sultán, y su hermano, el usurpador Abdel Aziz, se reconciliaron en Dubai, en presencia de los otros gobernadores de los Emiratos Arabes Unidos. El primero recupera su título y el segundo obtiene el de príncipe heredero y vicegobernador.

El fin de esta crisis, la más seria desde la constitución de la Federación de Emiratos en 1971, fue anunciada por un comunicado oficial del Consejo Supremo de Gobernadores. La crisis ha durado una semana y se originó cuando, aprovechando la presencia del jeque Sultán en el Reino Unido, su hermano, Abdel Aziz, le destronó y se autoproclamó emir de Sharja.

Desde su particular golpe de Estado, el jeque Abdel Aziz permanecía atrincherado en palacio, custodiado por cientos de hombres armados de la Guardia Nacional. El pasado fin de semana, el Consejo Supremo de los Emiratos no acertó a imponer a Abdel Aziz una solución como la que finalmente ha cerrado el contencioso. Al parecer, el usurpador exigía no sólo el título de príncipe heredero, sino también la facultad de firmar conjuntamente todos los decretos, el control de la economía del país y su mantenimiento al frente de la Guardia Nacional.

Abdel Aziz argaía que el consejo familiar aprobaba el derrocamiento de su hermano, acusado de mala gestión económica. Finalmente, el martes por la noche, el usurpador aceptó viajar a Dubai y participar en la reunión del Consejo Supremo de Gobernadores, donde abrazó a su hermano, exiliado en ese emiratodesde el comienzo de la crisis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de junio de 1987