Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prodenesa sustituye a Gestiber en la venta de Marconi

, La empresa de gestión Prodenesa, gerenciada por Javier Undabarrena, sustituyó a última hora a Gestiber como sociedad instrumental encargada de poner en marcha un plan de viabilidad y buiscar un socio extranjero que asegure el futuro de la parte de Marconi destinada a los contratos de defensa. El cambio, oculto hasta ayer y todavía no explicado por Industria, parece obedecer -según diversas fuentes- a intereses de personas vinculadas a algunos sectores de la Administración. Altas instancias del PSOE y del Gobierno están informadas del asunto.La noticia de la sustitución de la sociedad instrumental fue facilitada ayer Por el presidente de Standard Eléctrica, Miguel Canalejo, a pesar de que el contrato para el futuro de Marconi fue suscrito el pasado miércoles y de que el director general de Electrónica e Informática del Ministerio de Industria, Julio González Sabat, había anunciado el día antes que era Gestiber la gestora elegida. Las negociaciones se complicaron luego.

Fuentes de Standard, sociedad que era propietaria de Marconi, afirmaron ayer que el cambio de última hora se debió a problemas en la representación de poderes y que el gestor, Javier Undabarrena, era el mismo previsto desde el principio. Este extremo fue rotundamente desmentido ayer por Jorge Larrumbide, responsable de Gestiber, quien explicó que su retirada de la operación se debía a que se le había exigido que la gestión de Marconi debía quedar en todo caso fuera de sus manos y reducir su presencia a un simple papel de pantalla.

Diversas fuentes apuntan a una operación compleja en la que estarían interesadas personalidades políticas con concomitancias en el Ministerio del Interior y directivos de Telefónica y otras entidades, y que tiene planes de alto alcance en otros sectores. La operación Marconi se convertiría así en "una tapadera o asidero de otros asuntos de mayor envergadura".

El director general de Electrónica afirmó que el cambio no tiene importancia y que el sustituto, Undabarrena, se eligió por su anterior cooperación con Gestiber, lo que Larrumbide desmiente también. González Sabat añadió que la elección de Prodenesa se debió a que era una sociedad instrumental equivalente a Gestiber, cuya única misión es ser depositaria de las acciones de Marconi hasta que encuentre un socio o una solución viable para la compañía. El comité de empresa fue informado el pasado miércoles del plan de Marconi en una reunión con representantes de Gestiber y Prodenesa.

Presencia de APT

Javier Undabarrena ha trabajado en el reflotamiento de Spantax, a través de Improasa, sociedad del Patrimonio del Estado. Fuentes de Industria informaron ayer que estas buenas referencias han sido la clave de su elección.La solución Marconi pasa por transferir 450 de sus empleados a una compañía conjunta en el sector de las telecomunicaciones entre Amper y el grupo APT (formado por la multinacional AT&T y Phillips). De esta forma, según fuentes del sector de las telecomunicaciones, se consigue "la presencia gratuita de esta multinacional en España, a no ser que existan contraprestaciones ocultas".

La Marconi que queda como tal asumiría 400 trabajadores de los casi 1.300 que integran la, plantilla y se dedicaría a los contratos de material de defensa y actividades industriales.

Ésta, tras el cambio de última hora, estará gestionada por Prodenesa, que tiene el encargo de encontrar un socio extranjero que aporte tecnología para asegurar la viabilidad futura de una Marconi reducida a la tercera parte. La garantía de supervivencia estriba precisamente en los contratos que puedan hacer los ministerios de Defensa y del Interior. Al margen, es básica la participación de una sociedad pública como Inisel y de otra vinculada a Telefónica, como es Amper. Cada una de ellas ha suscrito el 5% del capital social.

En fuentes del sector se apunta que la multinacional que entre en Marconi lo hará a cambio de una cartera de contratos que garantice la recuperación de su inversión. Si fracasara el socio extranjero, la participación de Amper e Inisel podría crecer hasta dar paso a una pseudonacionalización encubierta de la compañía. El destino de los 400 trabajadores restantes de la plantilla de Marconi no parece otro que el de las jubilaciones anticipadas o las bajas incentivadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de junio de 1987