El bazar de las sorpresas

Artesanos, ecologistas y 'filósofos' varios se dan cita en la feria alternativa de Madrid, que concluye hoy

Una joven yogui estruja sus músculos hasta hacerse un ovillo. A escasos metros, un masajista sensitivo explora el terreno con dos varillas de cobre en busca de energía positiva. Los curiosos se agolpan ante una bicicleta revolucionaria que no lleva cadena. Otros prefieren conocer las interioridades del pan de levadura madre y de la psicología transpersonal bajo un árbol, o contemplar un vídeo sobre el parto con amor. Esto es el bazar de las sorpresas. Es la II Feria Alternativa de Madrid, instalada hasta esta noche junto al templo de Debod.

Tony Tomás, 33 años, no se olía lo que le esperaba en las páginas de El perfume, de Patrick Süskind. A Tony se le excitó fa pituitaria y, al cerrar el libro, no pudo resistir la tentación. Días después, estaba sumergido en el mágico mundo de tinturas, alcoholes y lociones. Hace ya año y medio que Tony trabaja como aprendiz en el taller de alquimia de Idilio Lizcano, en Tortellá (Gerona).Lizcano, todo el aspecto de haberse escapado de un cuento medieval, explica en un vídeo las propiedades de sus extravegantes perfumes. Tony Tomás los vende hasta esta noche en un puesto instalado de espaldas al templo de Debod.

Sales de baño de la reina Cleopatra, agua de la reina de Hungría, alcohol rejuvenecedor de limón... Perfumes que tan pronto purifican la mente y el cuerpo como evocan "los placeres de Venus" e incitan a "una comunicación amorosa".

-¿Se creen todo eso los clientes?

-Hombre, siempre se le echa un poco de gracia a la cosa -responde Tony. Lo cierto es que el maestro utiliza recetas milenarias y está totalmente convencido: no deja de echar conjuros a los perfumes para magnetizarlos. Muy poca gente viene a devolverlos por no cumplir lo prometido.

Vicent Pellicer explora el terreno con dos varillas de cobre en sus manos: si se cierran espontáneamente es que el ambiente está cargado con energía negativa. Pero todo tiene solución. Un cono de madera puesto en el suelo descarga el ambiente: las varillas se abren.

"Pon un cono de madera en los pies de tu cama y verás qué fresco te levantas". Vicent, ingeniero técnico y masajista sensitivo, fabrica camas para todos los gustos en Denia (Alicante). En esta feria presenta uno de sus últimos modelos: la cama reclinable con colchón de algodón. "Ya no hay necesidad de ir al hospital para tener el privilegio de una cama reclinable. Además, el algodón tiene un efecto muy relajante".Bicicleta revolucionaria

En la feria alternativa también hay lugar para los inventores. Antonio Hernández, de 51 años, mecánico de profesión, ha creado una bicicleta revolucionaria. No lleva cadena, los pedales no dan vueltas y genera, según su fabricante, el doble de potencia que una bicicleta normal.

Los pedales suben y bajan gracias a un sistema de bielas cortas en forma de media luna. De esta forma, el piñón se acciona a través de unas correderas con engranajes que van ancladas en las bielas. Resultado: cuesta mucho menos arrancar y se avanza a mayor velocidad. Los curiosos pueden comprobarlo en la feria.Hernández, que espera perfeccionar el sistema "para batir el récord de velocidad en bicicleta", ha fabricado también ingenios para sacar provecho de la energía de las olas y de las mareas.Cerca de 2ffi puestos

Son sólo una muestra de la cerca de 200 sorpresas que sé esconden tras otros tantos puestos de la feria alternativa. Cerámica, tapices, cuero, per fumes, esoterismo, papel reci clado, bollería integral, monta ñismo, ecología, pacifismo, yoga, Tai-Chi, parto sin dolor fabricación de violines y un sinfín de actividades inclasifica bles se dan cita en esta singular muestra.

Un olor a incienso empapa el ambiente. En un puesto don de se venden ejemplares del Corán comienza un acalorado debate sobre el papel de la niu jer en el islam. A ungs 20 me tros, los Hare Khrisna asoman sus cabezas rapadas.

Una alegoría pacifista. Un soldado malherido recibe una transfusión de sangre de un gigantesco bote de leche condensada. Apenas puede moverse lo justo para enrollar un pliego con poemas catastrofistas que responden al nombre de Canciones delfin del mundo. Si se le da ' 20 duros, a lo mejor se le oye musitar "Gracias".

Los puestos más concurridos son, sin duda, los de alimentación integral- Desde las lechugas y ajetes psicológicos hasta la miel de 1.000 flores, pasando por una variedad internúnable de bollos y panes. La guinda la ponen los chocolates incomparables de Tony Valero, al que le faltan manos para atender tanta demanda.

También hay sitio para la música. Eso sí, una música especial: celta, renacentista, blues de raíz, folclor americano, danza árabe y hasta rock duro. Un murmullo constante de guitarras y sonidos orientales se oye desde el rincón más perdido de la feria.

"Todo ha de cumplir unos mínimos", señala Celestino Rodríguez, coordinador de la feria, que llega este año a la segunda edición. "El contacto personal ha sido decisivo para seleccionar a la gente. Una cosa está muy clara: aquí no cabe ni la bisutería ni los parásitos que se apuntan a todo tipo de feria".

El tinglado alternativo, que hoy se desmonta después de una semana de actividad, ha costado cerca de los cinco millones de pesetas, aportados por el Ayuntamiento, la Comunidad y el Instituto de la Juventud.

Al final surge la inevitable pregunta. ¿Qué es lo alternativo? Para Jesús Osorio, que ha colaborado en la organización, está muy claro: "Alternativo es el espacio donde se encuentra la gente que, de una u otra forma, se siente perdida".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción