Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia del industrial secuestrado hace un mes espera noticias

Los familiares del industrial Andrés Gutiérrez Blanco, secuestrado por ETA Militar hace ya un mes en la localidad vizcaína de Neguri, "navegan a la deriva", según reconoció ayer a EL PAIS su portavoz, Carlos Bracho. Los allegados al secuestrado confían en que se produzca de un momento a otro alguna noticia tan sólo porque ya se ha cumplido un mes de cautiverio del industrial, pero carecen de datos concretos sobre la situación del empresario. "Pasa el tiempo y la angustia crece", reconocía el letrado Carlos Bracho.En estos últimos días, los allegados al secuestrado, así como el portavoz, han recibido llamadas falsas y bulos que tan sólo han contribuido a alarmar la preocupación y el ánimo del círculo del industrial. Andrés Gutiérrez Blanco.

Se ha llegado a especular con la cantidad exigida por ETA; incluso algún mediador que actuó como tal en anteriores secuestros ha avanzado la cantidad económica que, según su intuición, ha podido ya concretar la familia. "Me he visto obligado a desmentir todos estos bulos porque ni la familia ni yo sabemos nada de nada", aseveró Carlos Bracho.

El portavoz de la familia tiene presente anteriores experiencias de otros secuestrados. Sabe que, de los 60 secuestros conocidos, en muchos casos se han vivido situaciones similares a la que está atravesando la familia del industrial Gutiérrez Blanco, que las negociaciones se llevaron a cabo al margen de los portavoces y de la propia familia, pero, aun así, admite que la situación de espera, sin tener dato alguno, enerva a la familia.

Plantilla con futuro incierto

Por su parte, los trabajadores de, Laminfer, la empresa de laminación que el industrial Andrés Gutiérrez Blanco estaba montando en la localidad vizcaína de Munguía, esperan con preocupación el desenlace del secuestro del empresario.Las obras de la nave están de momento paralizadas, "y el futuro de la plantilla se presenta realmente incierto", en opinión de Carlos Bracho. "Todo depende del desenlace del secuestro", añadió el portavoz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de junio de 1987