Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Representantes de las tres confesiones se turnarán en la dirección Católicos, ortodoxos y musulmanes de Yugoslavia realizan una publicación conjunta

En la ciudad yugoslava de Sarajevo, de mayoría musulmana, popes, imames y sacerdotes católicos editarán una revista religiosa destinada a tratar temas de las tres religiones. Su primer director será un pope ortodoxo serbio. Representantes de las tres confesiones se turnarán anualmente al frente de la revista, que se llamará Zajedno (Juntos).

Si bien siguen dándose fricciones entre sectores religiosos partidarios de un mayor protagonismo social y un Estado que insiste en considerar la religión como cuestión privada del individuo, la polémica entre Dios y el césar está perdiendo apasionamiento y ganando en diálogo civilizado.En esta federación sureslava de 23 millones de habitantes hay seis repúblicas-Estados. La mayoría de los fieles son cristianos ortodoxos, seguidos en número por los católicos y los musulmanes. No existen estadísticas oficiales, pero se sabe que en Bosnia (Sarajevo) los musulmanes van en cabeza numérica, con un 40% de correligionarios.

Se registra un auge de la construcción de templos. En Zagreb, capital de Croacia, se ha abierto al culto la tercera mezquita de Europa por sus dimensiones. En 92 términos municipales de Bosnia se han solicitado permisos para levantar 116 mezquitas, 62 iglesias católicas y 25 ortodoxas serbias. La inflación, que ronda el 100% y amenaza con llegar a los 120 puntos para diciembre, ha frenado la construcción de viviendas, pero no la de templos.

Los fieles tienen sus representantes en la Alianza Socialista, organización subsidiaria de la Liga de los Comunistas. En cambio, los estatutos de la Liga prohíben a sus miembros cualquier tipo de militancia o participación religiosa.

Esta primavera se está discutiendo mucho de la pasada Navidad en círculos confesionales. El tema del protagonismo público de los religiosos se reactivó el pasado 24 de diciembre, cuando Alojze Sustar, arzobispo de la República católica de Liubliana, felicitó por primera vez a través de la radio oficial de su República las Pascuas a fieles e infieles de buena voluntad.

Significado cultural

Los demás religiosos y los católicos de Croacia empezaron a preguntarse por qué iban a ser menos sus pastores que los católicos de la próspera República alpina yugoslava. Primos Heino, alto funcionario de la Alianza Socialista de Eslovenia, declaraba recientemente que el significado cultural de la Navidad desborda ya su contenido religioso. En un 24 de diciembre cargado de símbolos de paz y concordia, dijo, bien cabe la felicitación de un arzobispo. "Además, en años anteriores, Sustar felicitaba las Pascuas a los eslovenos por las antenas de la Voz de Alemania", aclaró. Una encuesta reveló que en Eslovenia sólo el 43% de los consultados veía en la Navidad una festividad religiosa.

Representantes de las autoridades más radicales de Yugoslavia, las de la República de Bosnia-Hercegovina, se oponen ahora a que los clérigos se suban a las antenas. Darko Culina, político bosniano, niega que los últimos acontecimientos sean una muestra de expansión libertaria,sino más bien un intenso religioso de saltar a la estera pública y de, poco a poco, tratar de imponer el catecismo en las escuelas.

Un especialista le replicó en la última sesión del Comité de la Alianza Socialista para las Relaciones con las Comunidades Religiosas que la sola existencia de dicho comité implica el reconocimiento de la religión como hecho público social. Según su bizantino razonamiento, ni las autoridades pueden pretender ya ignorar la religión, ni los creyentes, que se reconozcan sus fiestas oficialmente. Además del citado arzobispo, un alto funcionario esloveno, Janko Smole, deseó también unas felices Pascuas a sus paisanos, siendo muy criticado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de junio de 1987