Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un guerrero antiinflacción

Alan Greenspan, nominado para sustituir a Paul Volcker como presidente del Consejo Federal de la Reserva, es considerado por los expertos financieros como un economista conservador que mantendrá la guardia alta frente a la inflación."Greenspan será un enemigo declarado de la inflación", declaró ayer Martin Regalia, director de investigación del Consejo Nacional de Instituciones de Ahorro. Greenspan, soltero, 61 años, cuenta con amplia experiencia tanto en la empresa privada, donde dirige su propia empresa de consultoría, la firma Townsend-Greenspan, como en la Administración pública. William Townsend y Alan Greenspan crearon la firma en 1953, de la que el nuevo presidente de la Reserva Federal posee la mayoría del capital.

Consejero de Nixon y Ford

Greenspan fue consejero económico especial de los presidentes Richard Nixon y Gerald Ford y ha servido como presidente del Comité de Asesores Económicos desde septiembre de 1974 hasta enero de 1977, período durante el cual, la inflación, situada por encima del 10%, era una preocupación política de primera magnitud.

Ese conocimiento de los problemas económicos norte americanos, unido a su conocimiento de los altos niveles de la Administración en Washington, induce a pensar a los observadores que la Reserva Federal "estará en buenas manos" tras la salida de Vol.cker.

Greenspan, que ha mantenido siempre buenas relaciones con la Casa Blanca, ha apoyado siempre públicamente la política monetaria de Volcker al frente de la Reserva Federal, lo que induce a pensar que el nuevo nombramiento de Ronald Reagan supondrá en este sentido la continuidad de la política diseñada por Volcker.

El Conference Board, reputado instituto de estudios de la patronal norteamericana, considera a Greenspan de "calibre similar" al de Paul Volcker. De conocimientos macroeconómicos similares, Greenspan es, sobre todo, un teórico, mientras que Volcker podría ser calificado de pragmático. Sin embargo, Greenspan parece en desventaja frente al conocimiento íntimo que Volcker posee del funcionamiento de los mecanismos monetarios y económicos mundiales.

El portavoz de la Cámara de Representantes norteamericana, Jim Wright, manifestó ayer que Greenspan no era su candidato ideal para sustituir a Volcker, señalando que hubiera preferido a "alguien más volcado en reducir los tipos de interés, que no en valorar a toda costa la lucha contra la inflación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de junio de 1987