Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un militante de la LKI denuncia supuestas torturas

José Ramón Iriarte, militante de la Liga Comunista Revolucionaria (LKI), asegura que la noche del sábado fue agredido en su casa de San Sebastián por dos individuos armados que le interrogaron sobre la identidad de supuestos miembros de ETA que operan en su barrio y le grabaron con un cristal en uno de sus brazos las siglas GAL y el signo nazi de la cruz gamada.

Los agresores, de acuerdo con el testimonio prestado por su víctima, dijeron pertenecer a la Guardia Civil, irrumpieron violentamente en el domicilio de José Ramón Iriarte cuando éste les franqueó la entrada y a continuación le desnudaron y tumbaron en una cama sometiéndole a un interrogatorio sobre las actividades de ETA y la identidad de las personas que le acompañaron hace cuatro años en un viaje a Nicaragua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de junio de 1987