GENTE

Manuel Vidal,

periodista, guionista cinematográfico y ex ayudante del director de teatro Víctor García, ha imaginado un particular homenaje para Orson Welles. En sus coloquios taurinos cara al público en un hotel de Madrid recogerá cada día las orejas que corten los diestros triunfadores en la feria de San Isidro, y que quieran donarlas, para entregarlas a Beatrice WeIles, la hija del director de Ciudadano Kane, que acaba de enterrar las cenizas de su padre en la finca de Antonio Ordóñez. En opinión de Vidal, la afición de Welles merece orejas en lugar de flores.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS