Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VUELTA CICLISTA A ESPAÑA

Herrera llega como líder a Madrid sin demasiado trabajo

Herrera llega a Madrid vestido de líder sin demasiado trabajo. Ha hecho lo que mejor sabe: escalar; en la contra reloj perdió el tiempo justo, que no resultó demasiado escandaloso, y en el llano se mantuvo porque nadie le atacó por eso de que no había viento de costado. A sus 26 años, y a excepción de la Vuelta a Colombia, nunca había ganado en una larga prueba por etapas.

El resumen de lo que ya parece una victoria clara de Herrera se traduce en que, hasta la etapa de ayer, obtuvo una diferencia de 5.09 minutos sobre Dietzen 5.13 sobre Delgado y 6.27 sobre Fignon en el conjunto de las siete etapas de montaña celebradas, mientras que perdió 2.36 con Dietzen, 1. 19 con Delgado y 40 segundos con Fignon en los tres recorridos contra reloj.Las diferencias reales con las que llega sobre sus rivales a Madrid terminan de justificarse con las bonificaciones, de las que Herrera sólo se benefició en dos segundos. Con Kelly, en el momento de su retirada, estaba más emparejado: en la montaña le había sacado 4.18 minutos y en las contra reloj había perdido 4.25.

Herrera se vistió de amarillo en la undécima etapa, la que acabó en los Lagos, que ponía punto final al segundo ciclo montañoso, el de los Picos de Europa. Herrera ganó en los Lagos y distanció a algunos de sus rivales, principalmente a Delgado. Hasta entonces se había mantenido a la expectativa. En la primera parte, los Pirineos, fue tercero en la meta del puerto de Envalira, en el que ya restó diferencias de las contra reloj. Una vez más, la etapa de los Lagos resultó decisiva para el desenlace final.

Dominio en la montaña

Pero Herrera llega como, líder a Madrid gracias, además de a su indiscutible dominio en la montaña, a la ausencia de batalla en las etapas llanas y a la desaparición de Kelly. Sobre los recorridos llanos, ningún equipo tuvo fuerza ni valor para acosar a Herrera. Todos esperaron la aparición del viento de costado, pero, éste no llegó y Herrera pudo llegar a la contra reloj de Valladolid sin sufrir ningún corte únicamente Fignon demostró ambición y se dejó ver entre los 10 primeros de la general, a 4.48 minutos de Herrera, merced a una valiente escapada en la que le restó 1.04 minutos.

La contra reloj de Valladolid, sobre 24 kilómetros, supuso el cambio de dueño del jersei amarillo por un día. Kelly le sacó a Herrera 1.21 y le dejó a 42 segundos en la general. Pero el comportamiento de Herrera fue bueno e hizo incluso mejor tiempo que Delgado. Al día siguiente, en el Sistema Central, Kelly, que precedía a Herrera en la general, abandonó víctima de un forúnculo. A partir de ahí, al colombiano le ha bastado con desenvolverse a su aire en la montaña para llegar a Madrid con ventaja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de mayo de 1987