Tribuna:EL OMBUDSMANTribuna
i

CC OO, a la greña con las informaciones de EL PAÍS

La celebración del llamado día del trabajo [Primero de Mayo] y su tratamiento en las páginas de este diario ha dado ocasión al lector Emilio González López para demostrar desde Madrid su contrariedad por lo reflejado en el periódico, y expresa su queja puntualmente: "EL PAIS, al dar la noticia de esta celebración en su primera página, informa: 'En general, los actos de CC 00 duplicaron en capacidad de movilización a los del sindicato socialista'. Al mirar las páginas interiores, se lee acerca de miles de manifestantes de CC OO en toda la geografía española y de 'mítines fiesta' de UGT, de los que en ningún caso se dan cifras. Sin embargo, de Barcelona sí se da número de asistentes de cada una de las centrales convocantes, 'unas 40.000 personas en la manifestación convocada por CC OO, USO, CNT, CSC y STATC; unas 3.000 en la realizada por UGT, y algo mas de 1.000 de CNT-AIT'. Teniendo en cuenta esta información y lo presenciado personalmente en Madrid, ¿no se habrá equivocado el redactor y quiso poner decuplicar (multiplicar por diez) en vez de duplicar (multiplicar por dos)? ¿O quiso solamente poner duplicar?".El defensor de los lectores ha consultado al redactor jefe de Economía, Joaquín Estefanía, sobre esta preocupación del lector, y puntualmente Estefanía ha contestado: "Evidentemente, quisimos decir duplicar y no decuplicar. Multiplicar por 10 hubiera sido una exageración. No hay, pues, error del redactor, sino una información muy contrastada. En cualquier caso, Rodolfo Serrano, que fue el redactor que centralizó la información del Primero de Mayo, da su versión sobre cómo se elaboró la información, generalizando un poco: 'Siempre que es posible, procuramos no entrar en guerra de cifras. Sin embargo, en el caso concreto de la información del Primero de Mayo no es cierto que no diéramos datos de ese tipo como afirma el lector. Si se lee detenidamente la crónica sobre el acto de Madrid de CC OO, se verá que dice: Los servicios de Prensa de CC OO daban ayer una cifra de asistentes de 300.000. Y se añadía que aunque esa cifra parece exagerada, sí es cierto que las calles estaban llenas de trabajadores, etcétera. También se decía que había habido posiblemente más asistentes que en anteriores ocasiones".

"Cierto -continúa Serrano- que no se daba número de asistentes a la fiesta mitin de UGT. Por dos razones: la primera, porque en un acto de las características del organizado por UGT, por el que está pasando gente durante todo el día, es un verdadero problema dar cifras. ¿Qué referencia se toma? En segundo lugar, porque desde nuestro punto de vista periodístico la noticia no era el número de asistentes, sino lo que ocurriera o se dijera en un acto sobre el que pesaban las discrepancias entre UGT y el Gobierno".

"Me parece -dice el redactor laboral de Economía- que el lector tiene perfecto derecho a opinar que CC OO decuplicó en número de asistentes a UGT y que mi información no es correcta. A pesar de ello, quiero aclarar que lo que quise decir fue duplicar y no decuplicar. En informaciones de este tipo se suele hacer un cálculo aproximado, y sabiendo que no es exacto ni puede serlo. Cuando hay varios profesionales de la información cubriendo el mismo acto, se intenta contrastar los datos. En la manifestacíón de CC OO se dieron varias cifras: los organizadores, 300.000; una emisora de radio nada sospechosa de parcialidad, 40.000; otros compañeros de información, 60.000; la Policía Municipal dijo que menos que otros años... Como puede apreciarse, las estimaciones son, evidentemente, muy distintas".

"Tres redactores de EL PAIS -subraya por último asistieron a los actos de CC 00. Uno de ellos se desplazó a lo largo de la manifestación y recorrió la concentración final. Observó serios claros. Decidimos no dar cifras propias, pero sí destacar que la asistencia había sido multitudinaria e importante".

Acusaciones de 'pucherazo'

El Pleno del IV Congreso de la Federación Sindical de Administración Pública de Comisiones Obreras (CC 00) ha remitido al director de este periódico una carta con la resolución firmada por Francisco Cenalmor Martín para puntualizar "las acusaciones graves que se vierten en la información aparecida en EL PAIS el 26 de febrero de 1987, calificándose de pucherazo el desarrollo del proceso de elección de delegados del IV Congreso Federal de la Administración Pública".

El autor material de parte del artículo citado y firmado por EL PAIS, Madrid, era Rodolfo Serrano, y en el mismo se comentaba que la decisión de Marcelino Camacho de abandonar la secretaría general de Comisiones Obreras había abierto una batalla por la sucesión. Se mencionaba que las tensiones ya habían surgido en los congresos previos y se señalaba que la polémica estalló en la Federación de la Administración Pública y el País Valenciano.

En el comunicado enviado por Cenalmor Martín se consideran de carácter capcioso e intoxicador las expresiones vertidas, no ajustándose a la realidad sindical, y lamentan que "...un medio de comunicación de la supuesta seriedad de EL PAN no contraste tales informaciones, con el perjuicio que ello puede acarrear a la imagen y pluralidad del sindicato". En la amplia nota de protesta se citan "las constantes agresiones que los trabajadores del sector soportan del Gobierno del PSOE". Después de una serie -de consideraciones, el Pleno manifiesta que "...no se puede, de forma constante y reiterada, fomentar rumorología viciada de factores que no se han discutido en el interior de los órganos y argumentar luchas internas donde sólo hay discrepancias de ópticas sindicales".

Rodolfo Serrano contesta ampliamente a estas acusaciones, y el defensor del lector se ve obligado, como ha hecho con los comunicados anteriores, a resumir, con la mejor intención, sus explicaciones: "La información se realizó en base al documento a que se hace mención, firmada y rubricada por miembros de CC 00, y que fue entregado en el secretariado confederal. Se trata de un documento oficial del síndicato en el que militantes de la federación pedían la intervención de este órgano -de dirección de CC 00 para evitar lo que ellos mismos llamaban pucherazo. Además de la fiabilidad de un texto de este tipo se

intentó conectar con la federación. No fue posible, al hallarse

preparando el congreso en Barcelona".

Sobre esta consideración final, el ombudsman, muy a su pesar, debe indicar que para cubrir la información se debiórecurrir a la Redacción de EL PAIS en la Ciudad Condal.

Por último, Rodolfo Serrano concreta: "Las diferencias entre las familias de CC 00, más agudizadas por el anuncio de que Marcelino Camacho deja la secretaría general, son un secreto a voces y no son, como dice la resolución que envía la Federación de la Administración Pública, 'discrepancias de ópticas sindicales'. Desgraciadamente, los problemas de CC 00 son más políticos que sindicales".

¿Gerardistas o carrillistas?

El pasado 18 de marzo EL PA S titulaba a tres columnas en su primera página: "Iglesias y Camacho fracasan en su intento de huelga general, y se informaba que CC 00 había desistido de convocar una huelga general tras ser derrotada en el Consejo Confederal. En la página 13, sección España, Rodolfo Serrano firmaba la columna "Los carrillistas derrotaron a Gerardo Iglesias". El redactor hacía un comentario con datos sobre la propuesta de huelga general presentada por Marcelino Camacho, y después de señalar que "la inoportunidad de una huelga general había sido planteada por varios dirigentes sindicales...", señalaba: "... con la misma filosofila, la denominada corriente carrillista, encabezada por Julián Ariza, había venido advirtiendo del peligro de ir a una huelga general 'para la que objetivamente no hay condiciones".

Desde Terrasa, Rafael Espinosa Morán difiere de la información de EL PAIS: "No deja de ser curioso que cuando se patentiza de forma irrecusable la independencia de CC 00 respecto a cualquier partido político, cuando se adopta una decisión trascendente en un debate puramente sindical, EL PAIS hable de la victoria de una de las Tamilias comunistas' dentro de CC 00. Las contradicciones de esa interpretación, sin duda interesada, son múltiples ( ... ). Sin duda, no pasó nada de lo dicho, sencillamente cada cual votó en función de lo que sindicalmente consideraba más conveniente, ¿no es eso independencia sindical?, ¿se trata de un problema de TamiliasT".

El ombudsman envió a Rodolfo Serrano la carta de Espinosa, y Serrano, peronalmente, nos dijo: "Es su opinión, y no voy a responder".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de mayo de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50