Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Diego Armando Maradona

ha encontrado un temible competidor en san Genaro, cuya imagen ha sustituido a la del futbolista en las banderolas del equipo de fútbol de Nápoles. Los habitantes de la ciudad han redoblado sus esperanzas de ganar la Liga ante la espectacular licuación de la sangre de san Genaro ocurrida a última hora de la tarde del sábado pasado, que, según el vicario episcopal Muller, se produjo tan rápida y tan clara "como no lo había visto en 55 años". Los napolitanos, que ven en la licuación de la sangre una señal que les protegerá contra guerras y calamidades, han interpretado este año que su santo patrón interviene para que el Nápoles consiga el ansiado scudetto. En consecuencia, los vendedores de banderolas del club, siempre sensibles a los cambios de preferencias de su clientela, han procedido a sustituir del centro del trapo la imagen del argentino por la del santo benefactor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de mayo de 1987