Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gobierno francés fija las condiciones de privatización del Crédit Commercial de France

ENVIADO ESPECIAL, El Gobierno francés fijó ayer en 107 francos el precio de venta de cada acción, con un valor nominal de 25 francos, de Crédit Commercial de France, cuyo proceso de privatización se inicia el próximo lunes. El 40% de¡ capital social será repartido entre inversores privados franceses, que no podrán aspirar a poseer más de 10 acciones por persona.

Las condiciones de la privatización establecen la constitución de un paquete accionarial estable, equivalente al 30% del capital, la venta de un 10% -de los algo más de 40 millones de acciones- a los trabajadores del banco, y del 20% a inversores extranjeros.El núcleo dominante de accionistas, que se copromenten a mantener durante dos años su participación en la entidad financiera, estará formado por diez sociedades, entre las que se encuentran tres grupos industriales, tres compañías de seguros, un banco extranjero con el que el Crédit Commercial ha mantenido estrechos lazos desde hace tiempo, y unos grandes almacenes franceses.

4.000 millones de francos

El precio de la operación de privatización superará ligeramente los 4.000 millones de francos 184.000 millones de pesetas) y los accionistas privilegiados deberán pagar una sobreprima por Formar parte de ese grupo.El Crédit Commercial es el décimo banco por volumen de Francia y fue nacionalizado en 1982, tras la victoria electoral socialista. Los responsables de la entidad mantuvieron en aquella época posiciones muy enfrentadas con la política de nacionalizaciones del Gobierno socialista, lo que acabó provocando relevos en la mayor parte de la cúpula directiva.

Los beneficios brutos de explotación del Crédit Commercial ascendieron a 1.030 millones de francos en 1986 (algo más de .20.000 millones de pesetas), de los que la mayor parte se destinaron a aumentar la capitalización de la entidad. La medida guardaba relación con la decisión de su privatización adoptada por el nuevo Gobierno conservador, ya que era necesario aumentar la base de recursos propios con que contaba la entidad.

Hasta ahora la mayoría de los bancos franceses basaban su solvencia en el hecho de que eran propiedad del Estado y no en una adecuada cantidad de capital y reservas frente al volumen de riesgo. El grupo encabezado por el Crédit Commercial obtuvo el año pasado unos beneficios netos de 360 millones de francos.

En medios de la entidad se señalaba ayer que el precio fijado por la Administración para e proceso de privatización está bastante cerca de lo que era razonable y que se espera que al término de la operación haya un millón de nuevos accionistas.

La existencia de un grupo de inversores que controle de forma estable el 30% del capital se explica por la necesidad de impedir posibles operaciones de entidades extranjeras que pudieran tratar de hacerse con el control de la entidad por una cantidad de dinero no relativamente elevada para las instituciones financieras institucionales, pero sí muy dificil de obtener para los grupos franceses.

Se trataría de evitar con la venta masiva de acciones a un número grande de ahorradores privados y, con la concentración de un paquete accionarial importante, de tener la seguridad en la continuidad de la gestión por parte de los actuales directivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de abril de 1987