Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presunto autor de la muerte de la niña Celina Rodríguez se fuga de la cárcel de León

Valentín Gómez Valledor, alias el Argentino, de 43 años de edad, acusado de la violación y muerte de la niña gijonesa Celina Rodríguez, de 11 años, se fugó en la tarde de ayer de la prisión provincial de León en compañía de otro recluso tras tomar como rehén a un funcionario del centro penitenciario, al que amenazaron con un cuchillo. El otro recluso fugado es Juan Redondo Fernández, de 23 años, considerado como preso especialmente peligroso y que cuenta con numerosos antecedentes penales.

Gómez Valledor, que también tiene numerosos antecedentes, se encontraba en la prisión de León, donde ya había estado con anterioridad, desde el pasado 24 de marzo. El Argentino y Juan Redondo Fernández huyeron del centro penitenciario sobre las 20.45 horas de ayer tras tomar como rehén al funcionario Mateo Fernández López, de 39 años, a quien amenazaron con un cuchillo, según confirmaron tanto la dirección de la cárcel como el gobernador civil de León, Antonio Hernández.Ambos reclusos se separaron tras salir del recinto de la prisión y Gómez Valledor se dio a la fuga en dirección a Asturias en el coche de Mateo Fernández, un Seat 127 de color blanco matrícula de León LE-1165-B. El funcionario de prisiones, a quién El Argentino mantenía como rehén, fue liberado sin daños sobre las 22.30 horas en las cercanías de la localidad de Rioseco de Tapia, a unos 30 kilómetros de la capital leonesa.

Mientras tanto, Juan Redondo Fernández huyó en un Seat Ronda matrícula LE-1947-B que robó a su propietario, amenazándole con un objeto punzante, en las inmediaciones del club social La Venatoria. Un funcionario de la prisión de León persiguió infructuosamente en otro vehículo a Juan Redondo.

Los dos fugados estaban recluídos en celdas diferentes del mencionado centro penitenciario aunque en el mismo departamento. Redondo Femández había ingresado en la prisión leonesa el pasado 17 de marzo, procedente de la cárcel de Valladolid, para asistir a un juicio por desacato. El gobernador civil de León afirmó anoche a este periódico que todos los puestos de la Guardia Civil de León y sus provincias limítrofes habían sido alertados de la fuga de los dos reclusos.

Celina

Celina Rodríguez Fernández, en cuya violación y muerte está presuntamente implicado Valentín Gómez Valledor, fue secuestrada el 12 de diciembre de 1986 a la salida del colegio Ramón Menéndez Pidal de Gijón, donde cursaba estudios. El padre de la niña, Ricardo Rodríguez Soto, cumplía condena de 28 años de prisión en la cárcel de León por su participación en la muerte del presunto contrabandista Bautista Guemez Cortázar, acaecida el 20 de enero de 1985 para robarle 21 millones de pesetas.Cuatro días después del secuestro, la policía detuvo a Gómez Valledor, que había hecho amistad en la cárcel con el padre de la niña. En los interrogatorios policiales Gómez Valledor, que reconoció la autoría del secuestro, se dedicó a entorpecer las posibles pistas con declaraciones contradictorias.

El 28 de diciembre una mujer descubrió el cadáver de Celina en un piso de un edificio abandonado en las cercanías del pueblo de Piedrafita de Babia (León). Se hicieron dos autopsias, una en León y otra en Gijón, con resultados diferentes. La de León establecía una muerte por neumonía, pocos días antes del hallazgo del cadáver, y la de Gijón determinaba muerte por estrangulamiento, al presentar fractura de laringe y un golpe en la zona occipital. Ambas autopsias confirmaban una doble violación. En interrogatorios posteriores, Gómez Valledor admitió haber llevado a la niña al lugar donde fue hallada, y reconoció que podía haber cometido algo horrible bajo los efectos del alcohol y de un medicamento llamado Rohipnol, pero añadió que no recordaba nada más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de abril de 1987

Más información

  • Gómez Valledor y otro recluso huyeron tras tomar como rehén a un funcionario