Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafael del Pino, hombre clave de un clan financiero

Rafael del Pino Moreno, presidente de Ferrovial, es un puntal de un grupo financiero que en parte se ha integrado en lo que se conoce como la beautiful people, o, más bien, en su sector senior.Rafael del Pino, casado con Ana María Calvo Sotelo -hermana de Leopoldo-, inició su carrera empresarial a los 21 años, en Vías y Construcciones, cuando en 1951 fue contratado como directivo junto con su primo e íntimo amigo Jose María López de Letona y Núñez del Pino, quien más tarde sería director general (1955) y consejero (1960).

Pronto, en 1952, Del Pino, montó su propia firma: SA Ferrovial, la actual Ferrovial, SA. Le acompañaron en esta aventura algunos de sus compañeros de estudios y familiares, en un consejo que, tras algunas variaciones, componen hoy su concuñado José Ignacio Cabrera (casado con Mercedes Calvo Sotelo), su cuñado Leopoldo Calvo Sotelo, José María López de Letona (actual vicepresidente ejecutivo de Banesto) y su íntimo colaborador Claudio Boada Villalonga, ahora presidente del Banco Hispano-Americano.

Mariano Rubio, ejecutivo

En 1973, López de Letona, ministro de Industria de Carrero Blanco, llama a Del Pino para que presida Enagás. Allá se lleva como primer ejecutivo y luego como consejero a un funcionario del Banco de España, burgalés como Letona y pariente consorte de éste: Mariano Rubio, el actual gobernador.Letona deja el ministerio en 1974 y Del Pino regresa a Ferrovial. Ambos fundan en abril de 1974 una nueva empresa: Interholding, holding de otras socledades de la construcción, con un capital de 200 millones, del que José María ostentará un 32,5% (además de la presidencia); Rafael, un 20%; y cantidades menores, Emilio López de Letona, Leopoldo Calvo Sotelo y José Ignacio Cabrera. El consejo contrata a Mariano Rubio como director, y poco después le coopta. Cuando Letona y Rubio marchan en agosto de 1976 a hacerse cargo del Banco de España, la presidencia pasa a Del Pino. La empresa apenas cosecha éxitos y acabará disolviéndose en 1984.

Con la transición, Boada, Letona y Del Pino pugnar. por vertebrar organizaciones empresariales con personas como Claudio Boada, presidente del INI con Letona y padrino de éste en el Banco de Madrid anterior a su absorción por Banesto. En distintas combinaciones dirigen el Círculo de Empresarios y otros clubes, como la APD, que han mantenido buenas relaciones con el nacionalismo conservador catalán.

El último hito de Rafael del Pino es su acceso al consejo del Banco Hispano Americano, que le ofreció en noiviembre de 1985 Claudio Boada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de abril de 1987