Miguel Martínez Sabater,

propietario de una céntrica confitería de Murcia, puso ayer un anuncio de una página en la Prensa local para negar que cualquiera de sus 11 empleados padezca el SIDA. Alguna lengua de víbora difundió el rumor por la ciudad de que un trabajador del comercio padecía la enfermedad, por lo que las ventas han bajado un 30%", según el propietario. En el anuncio del periódico se especifica el nombre, el DNI de los empleados, y el resultado de los análisis clínicos efectuados a cada uno de ellos, que demuestran lo sanos que están. La clientela ha reaccionado muy bien y ayer fue un excelente día de ventas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 05 de abril de 1987.