Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
'CUMBRE' HISPANO-FRANCESA

Felipe González analiza con Mitterrand y Chirac los problemas económicos de la CE y la seguridad europea

El presidente del Gobierno español, Felipe González, y el presidente de la República Francesa, François Mitterrand, analizaron ayer los problemas de la Comunidad Europea, las negociaciones de desarme entre las superpotencias y las últimas propuestas soviéticas sobre la eliminación de los euromisiles. Fuentes francesas y españolas destacaron que las entrevistas de González con Mitterrand y, posteriormente, con el primer ministro francés, Jacques Chirac, se celebraron en un clima de "extraordinaria confianza" y de "coincidencia de puntos de vista" en la mayoría de los temas, si bien subsisten "serias discrepancias" sobre la cohesión de la futura CE.

Las entrevistas de Felipe González con Mitterrand y con Jacques Chirac se celebraron por separado, dada la política francesa de cohabitación entre el presidente socialista y el primer ministro conservador.Tras la primera sesión de la cumbre de Madrid, portavoces de los dos países coincidieron en afirmar que España y Francia entran en una nueva fase dominada por la normalidad y la profundización de sus relaciones. "Hasta ahora se había hablado de reconciliación; ahora se trata de progresar en los trabajos emprendidos", señaló la portavoz del presidente Mitterrand. Otras fuentes francesas reconocieron la existencia de "serias divergencias" en el tema de la cohesión comunitaria. España y otros países del Sur mantienen que la implantación del mercado único europeo y otras reformas comunitarias deben complementarse con medidas de reequilibrio económico y social que impidan que sigan aumentando las diferencias entre los países ricos del Norte y los menos favorecidos del Sur.

Por parte española se destacó también el clima de "distensión y absoluta normalidad" en las relaciones bilaterales con el que se inició la cumbre, que será clausurada a mediodía de hoy.

Un portavoz francés comentó que el encuentro Mitterrand González se celebró en un clima de "muy buenas circuntancias, con una acogida excepcional que demuestra una fase nueva en las relaciones hispano-francesas".

Tras la entrevista entre González y Mitterrand, prolongada desde las 17.30 a las 18.50, llegó al palacio de la Moncloa el primer ministro Jacques Chirac, que permaneció conversando con González hasta pasadas las ocho de la tarde. El primer ministro francés esperó en Barajas media hora, antes de trasladarse en helicóptero a la Moncloa, para no coincidir con el presidente Mitterrand. Chirac propuso a Felipe González la creación de unos grupos de trabajo bilaterales sobre los principales problemas que existen entre los dos países, antes de que se conviertan en "escollos insalvables".

Grupos de trabajo

La propuesta, que fue muy bien acogida por parte española, prevé la inclusión en tales grupos de trabajo de representantes de los sectores afectados (agricultores, pescadores, industriales). Chirac expresó también su interés por la incorporación de España en la Unión Europea Occiderital y en el Sistema Monetario Europeo. La entrevista entre ambos jefes de Gobierno se centró en los problemas comunitarios, con especial referencia al Acta Única Europea, al sistema de seguridad y al fortalecimiento del Consejo de Europa. González, según fuentes españolas, expresó la necesidad de resolver los problemas presupuestarlos de la CE con criterios estructurales y de fondo, y no meramente coyunturales.

Mientras el presidente francés y su primer rninistro se reunían por separado con el jefe del Gobierno español, las delegaciones ministeriales asistentes a la cumbre mantenían reuniones sectoriales, para tratar temas específicos de carácter bilateral.

Esta mañana, las dos delegaciones celebrarán en el palacio del Pardo una sesión plenaria, a la que se incorporarán al final Mitterrand, Felipe González y Chirac. El primer ministro francés regresará a París a las doce de la manana, mientras que el resto de la delegación francesa lo hará por la tarde, después de un almuerzo ofrecido por González.

François Mitterrand continuará por la tarde su estancia en España, de carácter privado, y visitará la ciudad de Salamanca.

El presidente francés llegó a Madrid a las cuatro de la tarde, trasladándose en helicóptero desde el aeropuerto de Barajas al palacio del Pardo, donde fue recibido con los honores de jefe de Estado por el rey Juan Carlos y el presidente del Gobierno.

Antes de iniciar su entrevista, Mitterrand y Felipe González pasearon durante unos minutos por los jardines de la Moncloa, adornados profusamente de cerezos en flor. Mitterrand mostró su agradable sorpresa por el ambiente primaveral de Madrid, en contraste con el frío de París. La portavoz presidencial francesa, al comentar la entrevista, hizo referencia al "clima bucólico" que la había precedido.

El regreso del presidente francés a su residencia en el palacio del Pardo se hizo, como la llegada, a bordo de un Mercedes azul precedido por varios coches policiales y seguido de otros 14 vehículos de su séquito y de seguridad y una ambulancia. Desde el complejo de la Moncloa despegó un helicóptero que siguió la caravana, mientras otro sobrevolaba la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 1987

Más información

  • "Serias discrepancias" sobre la cohesión comunitaria y "gran coincidencia" en la mayoría de los temas