Los vecinos de Orcasitas exigen que se mantenga el proyecto de viviendas sociales

Cinco asociaciones de vecinos de la zona han exigido al Ayuntamiento de Madrid que los terrenos del polígono norte de Orcasitas se destinen a los fines sociales previstos. Estos terrenos figuraban en el Plan General de 1941 como zona verde. En el Plan General de 1985, como reservado para viviendas sociales, y, posteriormente, en el Plan Parcial ya se utilizó la terminología de viviendas de protección oficial, y al final se ha permutado la edificabilidad y se ha concedido a Pryconsa. "Lo que está haciendo el equipo de gobierno municipal es utilizar el desarrollo de los planes parciales para desvirtuar los objetivos sociales del Plan General", manifestó Francisco Herrera, portavoz del PCE en el Ayuntamiento.

La polémica sobre el polígono norte del polideportivo de Orcasitas surgió cuando los vecinos de la zona advirtieron la aparición de un cartel publicitario de Pryconsa en el que se anunciaba la futura construcción de viviendas.Dichos terrenos estaban destinados a zona verde desde el plan general de Pedro Bidagor, de 1941. Las asociaciones de vecinos accedieron al cambio de calificación de zona verde a suelo urbanizable porque el Ayuntamiento aseguró y se comprometió en diversas reuniones. previas a la aprobación del Plan General de 1985 que los terrenos se destinarían a la construcción de viviendas sociales.

"Cuando Jesús Espelosín", afirmó Herrera, "rechaza las acusaciones de los vecinos y dice que el plan parcial del polígono se aprobó por unanimidad de los concejales municipales, se olvida decir que lo que aprobamos fue la construcción de viviendas de carácter social, para las familias necesitadas de Madrid. Ese era el compromiso y en las fichas de planeamiento del polígono se cita concretamente, como objetivo: "Operación residencial sobre terrenos vacantes públicos destinada a vivienda social. En la misma ficha se menciona que se podrán construir 700 Viviendas de Protección Oficial (VPO)".

Las VPO también pueden ser construidas por empresas privadas, pero, cuando un grupo de vecinos de Orcasitas, fingiéndose posibles compradores de las futuras de viviendas de Pryconsa, fueron a informarse a las oficinas de la empresa, se enteraron que los pisos valdrían unos nueve millones de pesetas. Las cinco asociaciones que se oponen a la operación municipal niegan que pisos de esa cuantía puedan considerarse viviendas sociales.

Operación de permuta

Buena parte de los derechos de edificabilidad sobre el polígono fue a parar a Pryconsa gracias a una operación de permuta. Pryconsa adquirió los derechos de edificabilidad en dicho polígono, que el Ayuntamiento había permutado con los propietarios de suelo del actual parque Tierno Galván. "Se da el caso, añadió Herrera, que el Ayuntamiento y Pryconsa firmaron un segundo convenio por el que la empresa se comprometía a realizar la mitad de la urbanización del polígono, por un valor total de 360 millones, y, a cambio, el Ayunta,miento le aumentó la edificabilidad. Ahora no sabemos cuantas viviendas podrá construir Pryconsa. Espelosín no ha informado a la oposición municipal ni, por supuesto a los vecinos". Este periódico intentó, sin éxito, obtener declaraciones del concejal de Urbanismo para conocer su versión no sólo sobre el caso concreto del polígono de Orcasitas, sino también sobre las manifestaciones de asociaciones de vecinos y oposición municipal que, ponen en entredicho la presunta política de suelo del Ayuntamiento.

Política 'rapaz'

Asociaciones de vecinos y la oposición municipal coinciden en que el Ayuntamiento de Madrid ha emprendido, desde hace aproximadamente dos años, una política rapaz, centrada en conseguir fondos económicos con rapidez a base de sacar a la venta el patrimonio de suelo público.Los detractores de esta política, según todas las fuentes consultadas, consideran que es pan para hoy y hambre para mañana, "puesto que cuando el Ayuntamiento tenga que hacer frente a la construcción de viviendas o equipamientos colectivos, se va a encontrar sin suelo suficiente.

Según los datos facilitados por el propio Francisco Herrera, en los presupuestos municipales de 1986 figuran 4.072 míllones de pesetas de ingresos correspondientes a la venta de terrenos: 1.300 millones por los terrenos vendidos a Alcampo para construir su hipermercado en Moratalaz, la operación de venta del solar de Santa Engracia, por otros 1.270 millones de pesetas, y la venta de otros solares dispersos por Madrid, en el polígono 40 de la avenida de La Paz, en en el plan de San Francisco el Grande, y otros varios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 26 de febrero de 1987.