Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reunión secreta entre los socialistas vascos y el PNV

Dirigentes del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE), han mantenido durante el fin de semana los primeros contactos para la posible firma de un pacto de gobierno conjunto tras la suspensión de las reuniones públicas entre ambos partidos desde el pasado 31 de diciembre. El secreto que rodea a las reuniones se presenta por uno y otro partido como una garantía para llegar al acuerdo.Tras más de ochenta días desde la celebración de las elecciones autonómicas, el 30 de noviembre, sectores socialistas no ocultan su perplejidad sobre la manera en que se han llevado las negociaciones por parte del candidato José María Benegas. Prácticamente descartado desde el inicio como candidato real a lendakari por parte de los propios socialistas y de los demás partidos vascos, Benegas no ha obtenido el premio de convertir la presidencia en materia de negociación.

Grupos destacados del socialismo vizcaíno y sectores relevantes del PSE-PSOE -en Guipúzcoa y Álava eran partidarios de llegar a un acuerdo con el Partido Nacionalista Vasco (PNV), en particular tras el relativo sosiego político obtenido mediante la firma del pacto de legislatura que aseguró la estabilidad del Gobierno de José Antonio Ardanza.

La necesidad de no presentar el pacto PNV-PSOE como inevitable por las inercias de ambos partidos, y el escrúpulo de la dirección del PNV por no llegar a un acuerdo de gobierno inmediato, sin que mediara previamente el deterioro del nuevo partido de Carlos Garaikoetxea, Eusko Alkartasuna, hicieron del diálogo conjunto una parte del espectáculo navideño.

La última reunión pública entre socialistas y nacionalistas, celebrada el último día del año pasado, se celebró después de una larga polémica sobre quién debía llamar a quién; obligó a los dirigentes a desmentir apresuradamente comunicados condenatorios del rival, que se habían remitido cinco minutos antes de la confirmación de la cita, y provocó un interés morboso por encima de la relevancia política.

Tras abandonar las conversaciones con el PNV e iniciar un diálogo más avanzado con Euskadiko Ezkerra y Eusko Alkartasuna, el colapso de un posible Gobierno tripartito ha dejado a los socialistas en una extraña tesitura: son el partido mayoritario en el Parlamento vasco y aún no han decidido si presentar o no a Benegas como candidato a lendakari. PSE-PSOE y PNV intentan en secreto y contra el reloj resolver el embrollo. El contencioso sobre las transferencias de la Seguridad Social no será esta vez un obstáculo decisivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de febrero de 1987