Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mayoría socialista en el consejo de la Caja Provincial de Alicante

La asamblea general de la Caja de Ahorros Provincial de Alicante (CAPA) designó los 15 miembros del consejo de administración de la entidad, en el que un 90% de los votos está en manos de personas propiciadas por el Partit Socialista del País Valencià (PSPV-PSOE). El nuevo presidente, Francisco Rodríguez Valderrama, ya ocupó el mismo cargo durante los tres últimos años y seguirá como diputado en las Cortes valencianas.De los 120 consejeros generales elegidos tras la aplicación de la nueva ley de órganos de gobierno de las cajas, 61 han sido promovidos por la diputación provincial, entidad fundadora de la CAPA; otros 53 representan a los impositores y seis a los empleados. Así, por la diputación serán miembros del consejo de administración Antonio Fernández Valenzuela, Francisco Rodríguez Valderrama, Rafael Martínez Jiménez, José Luis Calvo Bou, Alfredo Masó Pareja, Diego Such Pérez, José María Alcaraz Payá y Pedro Grimalt. Ivars. Por los impositores, José Balboa Haro, Federico Nácher Serrano, José María Amat Amed, Carmen Carbonell Pastor, José Francisco Ripoll Borja y Ginés Pérez Ripoli. La representante de los empleados será María Ignacia Izquierdo Cuadrado. La comisión de control, con seis miembros, tiene tres representantes de la diputación, dos de los impositores y uno de los empleados.

Abandono de AP

La elección de los 61 consejeros generales en representación de la diputación provocó el abandono de los cinco diputados de Alianza Popular en el pleno. Éstos acusaron a los socialistas de antidemócratas y autoritarios al no introducir en la propuesta a ningún representante de su grupo, al igual que ocurrió con los del Partido Demócrata Popular, que votaron en contra de la propuesta socialista. La oposición no cuestionó las personas designadas por los socialistas, pero sí la forma. El presidente de la caja, Fernández Valenzuela, criticó el abandono del pleno por parte de Alianza Popular y censuró que pretendiesen "dar lecciones de democracia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de febrero de 1987