Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:'SIEMPRE ES DOMINGO' / 'CHICAS DE CLUB'

Otras épocas

Detrás de la imagen, siempre, su valor connotativo. Siempre es domingo y Chicas de club, las dos películas españolas que este domingo emite TVE, no son nada del otro jueves, pero su huella sociológica sigue inmarcesible, cada día subrayándose más y haciéndose documento imprescindible de otras épocas y otros conceptos.Siempre es domingo, de 1965 y realizada por Fernando Palacios (realizador de la célebre saga de la granfamilia), es una historia sobre el Madrid de la gente bien y las aventuras sentimentales de un grupo de chicas que entre descapotables y vida bohemia descubren la joie de vivre. Claro que hay una moral acaramelada que a todo le pone color rosa y novia formal. Un producto típico, indiscutiblemente adecuado para sociólogos.

Siempre es domingo se emite a las 16 horas y Chicas de club a las 22

35, ambas por la segunda cadena.

Chicas de club (filme en el que intervienen Kity Manver, Elisa Laguna, Paquita Ferrera y Fernando Rey) es, además de mejor película, película más osada. Originalmente titulada Cántico, nos narra las vicisitudes de una chica que, tras ser violada, toma el camino de la prostitución. La gracia del filme, realizado por Jorge Grau en 1970, está en alternar esa ficción con una pretendida (y en buena medida acertada) realidad, convirtiendo la obra en una película en buena medida testimonial, con encuesta callejera sobre el tema de las chicas de alterne incluida.

Hoy puede aparecer Chicas del club como una película pasablemente obsoleta, pero nunca podremos negarle el valor que en su momento representó el empeño, propio de un cineasta capaz, Grau, que siempre se ha tomado sus películas muy en serio y siempre ha tenido astucia narrativa y buen sentido cinematográfico. También en Chicas del club, como en Siempre en domingo, hay interés sociológico, y da mayor fuste intelectual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de febrero de 1987