Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La investigación sobre la bomba de Pamplona se centra en delincuentes comunes

La Jefatura Superior de Policía de Pamplona está investigando la posibilidad de que la explosión el martes de un paquete bomba que causó la muerte en Pamplona al industrial Francisco Javier Biurrun Monreal se deba a delincuentes comunes, aunque ayer seguían sin conocerse las motivaciones del atentado.

Expertos policiales de la lucha contraterrorista han señalado que se sigue investigando, paralelamente, la posibilidad de que los autores sean miembros de una organización terrorista y en este sentido se intenta saber si a la víctima se le había exigido el pago del impuesto revolucionario. Hasta ahora la policía no ha confirmado ninguna de estas po sibilidades, negadas por la familia, que ha reiterado que el fallecido no había recibido nunca amenazas de ningún tipo, ni se había visto involucrado en actividad política alguna.Francisco Javier Biurrun Monreal fue enterrado ayer en el cementerio municipal de Pamplona. Varios cientos de personas abarrotaron la parroquia de San Fermín, de la capital navarra, en la que posteriormente se celebraron los oficios religiosos.

Las primeras investigaciones policiales han permitido saber que la entrega del paquete bom ba fue realizada el pasado lunes en Burgos por una persona que se identificó como Juan José Ibañez, con domicilio en la avenida de Vitoria, número 136, de esta ciudad, y que depositó el envío en las oficinas de la empresa de transportes urgentes Seur, que entregó el paquete al industrial navarro al día siguiente. La policía ha comprobado que es falsa la identidad de la persona que entregó el paquete en Burgos.

Inspectores de la comisaría de Pamplona se trasladaron ayer a Burgos para continuar las pesquisas. En el registro de entregas de Seur el paquete-bomba figura como "bulto" y no se especifica su contenido, si bien se ha sabido que portaba una nota en la que se indicaba que sólo debía abrirlo el fallecido. La policía interrogó a varios empleados de Seur quienes indicaron que el joven que utilizó la citada identidad falsa no era cliente habitual de la empresa.

Artificieros del equipo de desactivación de explosivos de la policía nacional informaron que el autor del atentado es un especialista, y que el paquete bomba consistía en una caja de madera que se abría mediante un sistema de corredera.

En la tarde de ayer, sólo la esposa del fallecido, Lourdes Arbunies, continuaba ingresada en un centro hospitalario de Pamplona a causa de las heridas producidas tras la explosión. Los restantes heridos fueron dados de alta durante el día de ayer.

La recepción habitual de paquetes con piezas que Francisco Javier Biúrrun montaba en su almacén motivó que el envío no levantara sospechas, si bien no se ha podido determinar si la recepción de paquetes con la indicación específica de que sólo fueran abiertos por el propietario era habitual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de enero de 1987