Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miguel Herrero tiene desde ayer las prerrogativas de jefe de la oposición

El presidente del Grupo Popular, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, goza desde ayer de las prerrogativas, fundamentalmente materiales, que le correspondieron a Manuel Fraga durante la pasada legislatura como jefe del grupo mayoritario de la oposición. El presidente del Congreso, Félix Pons, informó ayer a los miembros de la Mesa sobre la remisión de un escrito del Grupo Popular comunicando la elección de Herrero como presidente del grupo para que tuviera "los efectos oportunos". El secretario quinto de la Mesa, Josep Maria Trias de Bes, de Minoría Catalana, protestó formalmente ante tal designación, que es automática, reabriéndose de nuevo el debate sobre la controvertida figura del jefe de la oposición.Despacho, coche y dinero

Por un acuerdo de la Mesa del Congreso de la pasada legislatura, el líder del grupo mayoritario de la oposición gozará de unos medios materiales y humanos específicos -despacho, secretaria, coche oficial y asignación económica- que le diferencian del resto de los portavoces. Desde la presidencia del Congreso y desde el Gobierno se insiste en que estas prerrogativas no significan que haya un jefe de toda la oposición, denominación que sólo existe en un decreto de protocolo del Estado. Los grupos minoritarios consideran que el ofrecer prerrogativas a Alianza Popular es un intento del PSOE inaugurado en la pasada legislatura para consolidar el bipartidismo.

El presidente del Congreso, Félix Pons, reprochó ayer a Trias de Bes que pusiera de manifiesto esta cuestión, que, a su juicio, es "políticamente inoportuna". El diputado catalán respondió que él no había elegido el momento, y que había mostrado la protesta cuando había surgido. Pons ase guró que el tema se debatiría en una próxima Mesa a celebrar en el mes de enero. En principio, es ya irreversible, porque los efectos son automáticos y existe una partida presupuestaria para el año que viene destinada al jefe de la oposición.

Según fuentes de la Mesa, la persona más contrariada por este asunto fue el aliancista Antonio Carro, con el argumento de que en un momento de crisis en Alianza Popular no era responsable añadir más problemas.

El representante del Centro Democrático y Social, José Ramón Caso, aunque mostró su posición de rechazo a la figura del jefe de la oposición, estuvo de acuerdo con Félix Pons en que este asunto debe debatirse más adelante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de diciembre de 1986