Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV considera que debe asumir la responsabilidad de ser el partido más votado

La Asamblea Nacional del Partido Nacionalista Vasco (PNV) decidió ayer que "el PNV, como opción más votada en las recientes elecciones autonómicas, debe asumir la responsabilidad política que tal grado de confianza le otorga" según el comunicado hecho público al final de la reunión. La Asamblea Nacional, máximo órgano peneuvista, delegó en la ejecutiva del partido para que entable conversaciones con las demás formaciones políticas.

La asamblea nacionalista inició el largo y complejo proceso de debate interno entre los afiliados sobre la actitud del partido tras las elecciones autonómicas del pasado 30 de noviembre. La reunión de ayer, en la que no se adoptaron resoluciones concretas sobre la mejor forma de gobierno para el País Vasco, se prolongará durante la próxima semana con asambleas regionales y locales. El próximo sábado, la Asamblea Nacional se reunirá de nuevo para concretar los resultados del debate. Ningún responsable del partido se manifestó partidario de formar un Gobierno de coalición o de pasar a la oposición.Xabier Arzalluz, presidente del PNV, indicó al término de la asamblea que "la reponsabilidad política no es exclusiva del ejercicio del gobierno", declinó pronunciarse por una u otra opción y subrayó que está equivocado "quien crea posible una herribatasunización del PNV por estar en la oposición".

Tras afirmar: "Nuestra oposición no sería nunca montaraz ni destructiva", el presidente del PNV señaló que la comisión ejecutiva tendrá en cuenta también, a la hora de entablar conversaciones con el resto de fuerzas políticas, la propuesta de Herri Batasuna (HB) de crear un "frente para la reconstrucción nacional" entre Herri Batasuna, PNV y Eusko Alkartasuna (EA). Arzalluz señaló al respecto que "no caben pactos de gobierno ni parlamentarios con una formación política extraparlamentaria, incluso desde el punto de vista técnico", pero manifestó que eso no es impedimento para que existan "acuerdos de otro orden".

Arzalluz analizó las consecuencias de los resultados electorales haciendo especial hincapié en la formación de un "Frente nacional español" que, a su juicio, se ha producido por el alineamiento de la "derecha económica" con el Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE). Este alineamiento, inducido expresamente desde algunas instituciones, según el presidente nacionalista, no puede contestarse "con la formación automática de un frente abertzale, porque avanzar en el terreno de la división no va en bien de este pueblo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de diciembre de 1986