Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CAMPAÑA DE LAS ELECCIONES VASCAS

Arzalluz a a por la participación de Euskadi en la "Europa de los pueblos

JUAN G. IBÁÑEZ ENVIADO ESPECIAL, El presidente del PNV, Xabier Arzalluz, abogó ayer en Bilbao por el derecho de Euskadi a participar directamente en la construcción de la "Europa de los pueblos" sin mediatización del Estado e incluso expresó su confianza en que un día, no muy lejano, el País Vasco esté simbolizado, mediante una estrella más, en la bandera europea. El PNY cerró su campaña electoral, en Vitoria el pasado jueves y en Bilbao anoche, con sendos mítines en los que José Antonio Ardanza, presidente del Gobierno vasco, reclamó para el PNV el voto útil del nacionalismo tradicional para evitar la victoria de los socialistas en las elecciones de mañana.

El candidato del PNV para la reelección como lendakari, en un último esfuerzo por reducir la sangría de votos que pueda producir en su partido la rivalidad de Eusko Alkartasuna (EA), la organización política recién creada por Carlos Garaikoetxea, defendió que todo voto que no vaya al PNV no sólo es un apoyo perdido, sino una contribución a la victoria del Partido Socialista.Ardanza afirmó el jueves por la noche ante las 4.000 personas que llenaban el polideportivo de Mendizorroza, en Vitoria, que ningún agravio puede justificar una escisión en el PNV, como la que encabezó Carlos Garaikoetxea, cuando ésta puede acarrear graves consecuencias para el nacionalismo histórico en la inminente elección del Parlamento vasco.

Ayer, todas las censuras a los "traidores", apelación con la que fueron implícitamente denominados Carlos Garaikoetxea y Eusko Alkartasuna, fueron rubricadas con ovaciones de las más de 7.000 personas que abarrotaban el pabellón municipal de deportes de Bilbao.

Xabier Arzalluz, que el día anterior había comentado públicamente que en algunos momentos acariciaba el "ver a un PNV enseñando, los dientes desde la oposición y no con alpargatas, sino con botas de clavo", expresó su total confianza en una victoria electoral, para resaltar a continuación: "Lo más importante no es el triunfo del domingo, sino que el que nos entonaba el canto de difuntos se encuentre de nuevo con un partido fuerte, unido y sólido".

Tras una intervención de José Antonio Ardanza, muy aplaudida, en la que reprochó al PSOE un frecuente incumplimiento de sus compromisos sobre el desarrollo del estatuto de autonomía, Arzalluz advirtió: "Tendremos que convivir y reaaar acuerdos pero la confianza política [en el PSOE] se acabó. Los pactos tendrán que estar muy medidos y, sea cual sea la decisión que tomemos, debemos ast.múrla con la solidez de una familia.

Derecho de autodeterminación

Al ser preguntado sobre si el de recho de autodeterminación, que él invocó en Vitoria, por primera vez en la campaña, como uno de los incluidos entre los "derechos históricos" del pueblo vasco reconocidos en el estatuto de auto nomía, no fue ya ejercido en el referéndum de aprobación del estatuto de Gernika, Arzalluz admitió que, "efectivamente, fue así, pero eso no agota el derecho de autodeterminación". "Por eso", añadió, "se hace la reserva de los derechos históricos, que es, en definitiva, una reserva de la soberanía del pueblo vasco". Arzalluz aprovechó para recor dar que fue él y no Carlos Garaikoetxea el que concluyó la nego ciación del estatuto de autono mía con el entonces presidente del Gobierno central, Adolfo Suárez.

Posteriormente, desde la tribuna, Arzalluz expresó: "Gentes como nosotros, y otros que no son una nación, pero que les une una identidad política, no tienen por qué ser mediatizados" por los Estados en la construcción de la "Europa de los pueblos". "Una Europa", aventuró, "que se hace con nosotros o no se hará. Y yo estoy convencido de que un día, que no veremos probablemnte nosotros, pero sí la juventud de hoy, será una realidad que la bandera de Europa tenga trece estrellas", una más de las que representan ahora -a los doce Estados miembros de la Comunidad Europea.

El presidente del PNV replicó a la crítica de que el nacionalismo vasco es un cáncer para España con la afirmación de que "el pueblo vasco es lente que tiene el derecho a buscar su camino y su destino como pueblo". "Porque", continuó, "si se acepta el que somos un cáncer quiere decir que hay un cuerpo que no tiene sitio para este pueblo, y entonces, que nos dejen en paz".

Con un lenguaje más propio de la moral que de la política y tras un largo y encendido elogio de Sabino Arana como "vertebrador de la personalidad del pueblo vasco en un momento de hundimiento de Euskadi", el presidente del PNV se dirigió a la juventud para que no se deje seducir "por la pistola, el marxismoleninismo o la droga" y a cuantos "quieren luchar por lo que su alma de vascos les pide" para hacerles conscientes de que tienen abiertas las puertas del partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de noviembre de 1986

Más información

  • El PN V reclama el 'voto útil' nacionalista para evitar la victoria socialista