Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los funcionarios vascos celebran hoy las elecciones suspendidas por el Tribunal Constitucional

Alrededor de 4.000 funcionarios del Gobierno vasco elegirán mañana a sus representantes en el comité de empresa en unas elecciones sindicales que han sido suspendidas cautelarmente por el Tribunal Constitucional. Las elecciones han sido impulsadas por Solidaridad de Trabajadores Vascos (ELA-STV), que concurrirá a las mismas junto a Comisiones Obreras (CC OO), y Langile Abertzalcen Batzordeak (LAB).La celebración de elecciones sindicales en la Administración vasca fue recurrida ante el Tribunal Constitucional por el Gobierno central, según acuerdo del Consejo de Ministros del pasado 14 de noviembre. El Ejecutivo invocaba en su recurso el artículo 161-2 de la Constitución. El Tribunal Constitucional acogió el recurso el pasado jueves y dictó la suspensión cautelar del proceso electoral.

El recurso de la Administración central alega que es de su competencia exclusiva la regulación del proceso electoral entre los funcionarios. Esta argumentación reposa en la disposición adicional segunda de la ley orgánica de Libertad Sindical, que afirma que la regulación de los órganos de representación de los funcionarios se hará mediante norma con rango de ley. El proyecto de esta ley fue aprobado por el último Consejo de Ministros para su remisión al Parlamento. Su aprobación definitiva puede efectuarse en marzo de 1987.

Vacío legal

Ante esta vacío legal, los sindicatos convocantes de las elecciones han manifestado su intención de llevarlas a cabo, pese a la suspensión dictada por el alto tribunal. Portavoces de ELA-STV han manifestado su respeto al Tribunal Constitucional y reafirmado su "voluntad de autoorganizar a los funcionarios ante posibles negociaciones". En 1984, se celebraron elecciones entre los funcionarios vascos, rodeadas de una polémica similar, y los representantes; sindicales negociaron el primer convenio del sector.Los sindicatos convocantes afirman que su actitud no responde a tina crítica exclusiva hacia la Administración central, "aunque el conflicto deja al descubierto que un partido socialista no ha legislado sobre derechos sindicales". Critican también al Gobierno vasco, que no ha elaborado una ley de la Función pública en la comunidad autónoma, largamente. pospuesta, según los portavoces sindicales.

La celebración de elecciones sindicales entre los funcionarios de la sede central del Gobierno vasco y de sus delegaciones territoriales será seguida por la celebración de comicios en la enseñanza pública, en donde tampoco existe norma legal para su celebración. Las comisiones de homologación de resultados electorales, compuesta en el País Vasco por ELA-STV y CC OO, han acordado que los resultados de las elecciones en la Administración pública no se computarán en los resultados globales de las elecciones.

UGT ha retirado la candidatura que había presentado en las delegaciones de la Administración vasca en Guipúzcoa y ha formalizado sus candidaturas en la enseñanza pública. Según Alberto Pérez, secretario general de UGT en el País Vasco, "vivimos en el imperio de la ilegalidad". UGT es partidaria de la celebración de las elecciones sindicales una vez exista la ley que regule el proceso y de dotar provisionalmente a los funcionarios de una representación compuesta por una mesa de las organizaciones sindicales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de noviembre de 1986