Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodríguez Ventosa se opuso a la solución acordada para la UMD

El teniente general Fernando Rodríguez Ventosa, capitán general de Cataluña que anteayer pidió el pase a la reserva, se mostró muy crítico con la solución propuesta por el Gobierno para la Unión Militar Democrática (UMD) en el curso de la reunión que el pasado jueves mantuvo el ministro de Defensa, Narcís Serra, con los generales miembros del Consejo Superior del Ejército.

En aquella reunión, Serra explicó en qué consistía la fórmula prevista por el Gobierno -abrir la posibilidad de que los nueve militares de la UMD expulsados de los ejércitos en 1975 pudieran regresar a las Fuerzas Armadas-, extremo con el que discreparon varios de los asistentes. Fuentes militares aseguraron ayer que Rodríguez Ventosa fue quien se expresó "con mayor virulencia" contra el proyecto.

Según esas fuentes, la mayoría de los tenientes generales discreparon con la propuesta gubernamental, aunque también hubo alguna opinión favorable a la tesis del Ejecutivo, como la del teniente general José Antonio Sáenz de Santa María. A pesar de la oposición de Rodríguez Ventosa al proyecto, fuentes de Defensa y compañeros del propio capitán general insistieron ayer en que la razón principal que originó la petición de pasar a la reserva ha sido la de sentirse postergado en sus aspiraciones.

Compañeros del teniente general han recordado que Rodríguez Ventosa fue número uno en la Academia General Militar, en la Academia de Artillería, en la Escuela de Estado Mayor y en la Politécnica, motivo por el que era conocido en el seno del Ejército como el 1.111. Por ese brillante expediente y por los destinos que había tenido -como el de representante militar de España ante la OTAN-, Rodríguez Ventosa entendía, según las fuentes informantes, que acabaría su carrera militar como miembro de la Junta de Jefes de Estado Mayor, posibilidad que se vio definitivamente truncada la pasada semana.

Repercusiones militares

Rodríguez Ventosa continuaba ayer en su puesto de capitán general de Barcelona y seguirá en el mismo hasta que sea nombrado su sustituto, momento en que pasará a la reserva activa. Hasta entonces, según persona próximas al mismo, el general no hará pública su versión sobre las razones que han motivado su petición de pasar a la reserva.En medios militares se aseguró ayer que la petición de Rodríguez Ventosa no causó especial extrañeza entre los máximos mandos militares, ya que con la mayoría de ellos había comentado en los últimos meses su descontento con la situación política española, si bien fueron varios los generales que interpretaron como lo interpretan ahora, según testimonios de varios de ellos, que el disgusto de Rodríguez Ventosa estaba basado en su convencimiento de que estaba siendo postergado.

Alféreces expulsados

Por otra parte, Juan Manuel Vázquez Ruiz, uno de los cuatro alféreces expulsados en 1973 de la Academia de Infantería de Toledo por desarrollar actividades -leer la revista Triunfo, por ejemplo- que fueron calificadas de inadecuadas para su condición, señaló ayer a la agencia Efe que ninguno de los cuatro expulsados tiene previsto volver al servicio activo. Según la disposición final de proyecto de ley que soluciona el problema de los oficialles de la UMD, los cuatro expulsados podrían integrarse en la Escala Auxiliar del Ejército. Según Vázquez Ruiz, ni él ni ninguno de sus compañeros están dispuestos a aceptar tal ingreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de noviembre de 1986