Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las presiones españolas 'obligaron' a cancelar la visita a Gibraltar de un jefe naval de la OTAN

Las presiones del Gobierno español cerca de la Alianza Atlántica han contribuido a cancelar la visita que ayer iba a realizar a Gibraltar el jefe de las fuerzas navales de la OTAN en el sur de Europa, almirante Cesare Pellini. Un comunicado de la Marina británica en Gibraltar señaló ayer que la visita había sido cancelada "por razones de operatividad".

Por su parte, un portavoz del cuartel general de AFSOUTH (Fuerzas Aliadas del Sur de Europa) en Nápoles, dijo ayer a este periódico que la visita del almirante Pellini, "planeada desde Etace bastante tiempo", había sido "pospuesta por razones de calendario".Medios políticos gibraltareños señalaron al conocer la noticia que habían existido presiones del Gobierno español para la cancelación de la visita del almirante, como ocurriera -entonces sin éxito- con el reciente viaje a la colonia británica del jefe supremo militar de la OTAN, general Bernard Rogers.

Fuentes oficiales españolas, al reconocer ayer las presiones ejercidas ante la OTAN para impedir la visita del alto funcionario naval de la Alianza, interpretaron la cancelación de esa visita como el deseo de la organización atlántica de evitar otra tormenta política en España. La anterior se desató tras la reciente visita a Gibraltar del comandante supremo de la OTAN, general Bernard Rogers, en vísperas del comienzo de las negociaciones que han a definir la forma de participación de España en ese organismo.

Tales negociaciones comenzarán el próximo 30 de octubre,

en la sede de la Alianza en Bruselas, con participación de altos

funcionarios de la Presidencia del Gobierno y de los ministerios de Defensa y Exteriores, así como de militares adscritos al Estado Mayor conjunto, todos ellos presididos por el embajador de España ante la OTAN, Jaime de Ojeda.

La visita del almirante Pellini a Gibraltar habría coincidido con la reunión del Grupo de Planes Nucleares de la OTAN, que se celebra en Gleneagles (Escocia), presidida por los núnistros de Defensa de la Alianza, entre ellos Narcís Serra. Se trata de la primera reunión de ese grupo a la que asiste el ministro español, al que acompaña Jaime de Ojeda.

El precedente de Rogers

Una llamada del cuartel general de la OTAN en Nápoles avisó a las 9.30 horas de ayer a la Armada británica en Gibraltar de lacancelación, "por razones de operatividad", de la visita del almirante Pellini, quien tenía previsto llegar al Peñón a las 12 horas y proseguir hoy con destino a Lisboa.

El Gobierno español protestó formalmente ante el secretario general de la Alianza Atlántica, lord Carrington, por la visita que efectuó el pasado 6 y 7 a Gibraltar el general norteamericano Bernard Rogers. Previamente, el Gobierno español trató de convencer al general Rogers de la "inoportunidad" de su visita a las instalaciones en la colonia británica.

Respondiendo a una pregunta del corresponsal de EL PAÍS en Washington, Francisco G. Basterra, Rogers dijo: '"Comprendo la sensibilidad española, pero necesitaba visitar Gibraltar y, como consecuencia de esta visita, tomaré medidas para asegurar que tendrán suficientes recursos para mantener abierto el Estrecho".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de octubre de 1986

Más información

  • La Alianza prefirió evitar una 'tormenta política' como la del viaje de Rogers