Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grupo KIO se perfila como el comprador último del 5% de las acciones del Banco Central

El grupo Kuwait Investments Office (KIO), se perfila como el comprador último del 5% de las aciciones del Banco Central, según diversas fuentes financieras, pese a que ninguna de las partes de la operación lo confirme. Conforme a lo previsto en el documento firmado el pasado miércoles día 8, los compradores depositaron ayer los 14.400 millones de pesetas que cuesta la operación, a través de la Junta Sindical de Barcelona.De hecho, el comprador oficial del paquete de acciones del Banco Central ha sido la sociedad suiza GSM Securities Management, AG; sin embargo, este tipo de compañías instrumentales representan otros intereses y en este caso concreto, kuwaitíes, lo que suele plantear interrogantes sobre la personalidad última de los adquirentes. Aunque ni el Contral ni sus representantes españoles lo confirman, fuentes financieras aseguran que tras los suizos se halla en la operación del Central el grupo KIO, el mismo que ha comprado Inpacsa y Torras Hostench recientemente. Los suizos han actuado a su vez, a través de otra sociedad, Quail Española, SA.

El principal accionista de Quail Española es un súbdito británico que representa los intereses de la compañía holandesa Quail Investments, BV.

Paralelamente, vendedores y compradores no se ponen del todo de acuerdo sobre si los kuwaitíes llegarán a formar parte del consejo de administración que preside Alfonso Escámez y si se podrían revender o no las acciones en caso de que cambiase la presidencia del banco. Según el Central, los compradores han manifestado su interés de no formar parte del consejo; según los representantes de los kuwaitíes, lo único seguro es que no lo harán "por el momento", pero no descartan que a medio plazo algunos de sus hombres formen parte de la administración del Central.

Por otra parte, según los vendedores se ha llegado a un acuerdo por el que los árabes no pueden revender las acciones en el plazo de dos años y que si lo hicieran, el banco tendría derecho de preferencia.

Los representantes de los kuwaitíes lo confirman, pero añaden que existe un capítulo en el contrato en el que se describe la posibilidad de vender "si hubiese alteraciones en la alta dirección del Central", lo que se interpreta como un cambio en su presidencia. Portavoces del Central desmienten esta cláusula.

La incidencia de la compraventa de acciones del Banco Central en las bolsas de valores no fue igual ayer en todas las sociedades que componen el grupo con cotización; registraron fuertes subidas en Madrid los títulos del propio banco -20 enteros- y de Española de Inversiones -18 enteros-, las dos directamente implicadas en la operación, al tiempo que Petróleos, empresa que podría verse implicada, favorablemente, mejoré su cotización en poco más de 15 enteros, informa Rafael Vidal. Los otros bancos del grupo, Fomento y Valencia, mantuvieron un comportamiento acorde con las circunstancias del mercado, mientras que Dragados se unió al movimiento alcista que, en estos momentos, registra en bloque el sector de construcción.

En el mercado de Barcelona las acciones del Banco Central registraron también una subida de 20 enteros. Sin embargo, el volumen de contratación fue sólo de 38 millones de pesetas, inferior a los 170 millones alcanzadosen alguna sesión de la semana pasada, en que los rumores en torno a una importante toma de participación extranjera fueron muy intensos y promovieron algunas operaciones. Ayer, algunos inversores estaban a la espera de la reacción del mercado mientras que otros daban por seguro que los títulos del Central alcanzarán el 1000% antes de que finalice el año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de octubre de 1986