Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Howe cree que la segregación racial es un campo de cultivo para el comunismo

El secretario del Foreign Office británico, sir Geoffrey Howe, realizó, ayer una dura condena del sistema de segregación racial vigente en Suráfrica, al que calificó de "injusto e inhumano", y añadió que el apartheid, "lejos de mantener a raya al comunismo, le proporciona un magnífico campo de cultivo".

Howe, que cerró ayer el debate sobre política exterior en la conferencia anual conservadora que elausurará esta tarde la primera ministra, Margaret Thatcher, pronunció un discurso calificado por los observadores de magistral, en tono firme y mesurado, sin dejarse arrastrar por la demagogia demostrada por algunos oradores que habían llegado a pedir la retirada del Reino Unido de la Commonwealth como consecuencia de las críticas a Thatcher por su negativa a imponer sanciones totales a Suráfrica.El responsable de Asuntos Exteriores del Gobierno conservador, que intentó una mediación el pasado verano con el Gobierno de Pretoria en nombre de la Comunidad Europea y la Commonwealth, lamentó la decisión, de coartar las actividades del Frente Democrático Unido impuesta ayer por el Gobierno de Pretoria, decisión que consideró como "un paso en la dirección equivocada".

A las críticas de los dirigentes del África negra, Howe respondió que el Gobierno británico no admitirá lecciones procedentes de aquellos "cuya oposición política brilla por su ausencia" y reiteró su convicción de que las sanciones no conseguirían producir la caída del régimen de Pretoría. El político británico, cuya personalidad dentro del Gabinete se afianza cada día más, tuvo dos mensajes para las poblaciones blanca y negra de Suráfrica. A los blancos les pedimos, dijo, que tengan el coraje suficiente para llevar a cabo cambios fundamentales.

"En cuanto a los negros, les decimos: Comprendemos vuestra impaciencia, pero no dejéis que la violencia os prive de la simpatía de Occidente", declaró.

Terrorismo

Sir Geofrey Howe trató también en su alocución del terrorismo, de las relaciones Este-Oeste y del programa de defensa ofrecido la pasada semana por el Partido Laborista.Con relación al primero manifestó que "cualquier trato o arreglo con los terroristas es impensable" y que "todos estamos juntos en este barco". El mensaje de los aliados europeos al líder libio, Muammar el Gaddafi, sólo puede ser uno: que cese, en su apoyo al terrorismo.

Para Geoffrey Howe, las reuniones en la cumbre de Ginebra (Suiza) primero y de Reikiavik, (Islandia) ahora no son "improvisaciones, sino el resultado de una estrategia de una Alianza [Atlántica] unida, una unidad que el Partido Laborista quiere ahora resquebrajar y una Alianza que el laborismo quiere destruir [con su unilateralismo]".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de octubre de 1986