México pone en marcha un plan para cambiar la deuda de sus empresas por inversión extranjera

El Gobierno de México ha puesto en marcha un mecanismo financiero para cambiar la deuda externa de las empresas, públicas o privadas por inversiones de capital extranjero, en lo que se ha dado en llamar la "capitalización de pasivos". Este sistema permite a los inversores extranjeros adquirir en los mercados internacionales de capital los derechos de cobro de la deuda externa mexicana y convertirlos en acciones de compañías de México.Los derechos de cobro se encuentran en manos de la banca internacional, que suscribió los contratos de reestructuración de la deuda mexicana. Este nuevo sistema ha suscitado una fuerte polémica en el país, ya que supone poner en manos extranjeras una buena parte de las grandes empresas mexicanas.

Hasta el pasado mes de septiembre se habían realizado 21 operaciones bajo este esquema por unos 250 millones de dólares, y están en proceso de autorización otras 24 transacciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 02 de octubre de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50