Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La directiva del Barça obligó a Venables a alinear a Schuster en Tarragona

La directiva del Barcelona, aconejada por los abogados que defienden al club en el caso Schuster, obligó a Terry Venables a alinear al jugador alemán occidental en el encuentro amistoso que disputó el pasado martes el equipo azulgraria ante el Gimnàstic de Tarragona. Venables no era partidario de la alineación de Schuster, pero, ante la insistencia de que era conveniente para el club con vistas al juicio, no tuvo más remedio que aceptar el deseo de la directiva. Schuster realizó un buen partido y consiguió tres de los siete tantos barcelonistas."Yo no quería alinearle, perose me dijo que era conveniente por el tema judicial", comentó ayer el técnico inglés. La decisión de hacer jugar a Schuster en Tarragona interesaba a los abogados como una prueba más de que el club mantiene el contrato con el jugador.

Si bien en el aspecto jurídico la alineación de Schuster puede resultar positiva para el club, según sus abogados, la medida no ha resultado beneficiosa deportivamente. En cualquier caso, los letrados de Schuster piensan de otra forma. "Pese a jugar este encuentro amistoso y a cobrar todo su salario, nosotros seguimos pensando que se ha incumplido el contrato", declaró ayer Jacint Soler Padró.

"Nosotros discutimos que se haya dado de baja al jugador federativamente. Un caso distinto sería que estuviera en la plantilla y no jugara porque el entrenador no contase con él. Pero, al dársele de baja, se le impide jugar al fútbol", manifestó el abogado.

Venables compartía ayer la idea de que la recuperación de Schuster para jugar partidos amistosos con el equipo reavivó un tema que prácticamente estaba enterrado. La Prensa había dejado de un lado el caso Schuster, quien, precisamente, el día anterior al encuentro en Tarragona, había perdido su primera batalla judicial con el club al haber sido rechazada la querella que presentó por falsedad contra el presidente, Josep Lluís Núñez; el gerente, Antón Parera, y el jefe de los servicios médicos, Carles Bestit.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de septiembre de 1986