Manuel Céspedes califica de "problema humano" el conflicto de Melilla

El comisario de policía Manuel Céspedes, nombrado delegado del Gobierno en Melilla, calificó ayer de "problema humano" el conflicto que vive la ciudad a raíz de los enfrentamientos entre las comunidades musulmana y cristiana, y añadió que el diálogo entre ambos colectivos es "la única solución" para arreglar el problema, que, en su opinión, ha sido magnificado. Céspedes, ex jefe de seguridad de la Moncloa, tomó posesión ayer de cargo, junto con los nuevos delegados del Gobierno en Ceuta y Castilla y León, Ramón Berra y Domingo Ferreiro, respectivamente, así como los gobernadores civiles de La Coruña, Andrés Moreno; Orense, Francisco González Fernández, y Pontevedra, Miguel Martínez Losada.

Céspedes, que fue el único que juró su nuevo cargo -los demás emplearon la fórmula de la promesa-, afirmó que, a pesar de su condición de policía, siempre ha tenido inquietudes políticas", aunque rehusó extenderse en el terna, y que entiende la política como una mezcla de "sacerdocio" y de "altruismo''. Agregó que distingue entre política y politiquería y que, en su búsqueda de soluciones para Melilla, no dudará en apoyarse en. su anterior cargo de jefe de seguridad del palacio de Moncloa y en su relación personal con el presidente del Gobierno, Felipe González.El nuevo delegado del Gobierno en Melilla aseguró que piensa realizar "una política de hechos" y no "una política de gestos". De hacer esto último ha sido acusado por los partidos políticos melillenses el hasta ahora, delegado en la ciudad, Andrés Moreno, quien declaró ayer que su política en Melilla ha estado basada en el objetivo de acabar con la marginación social que sufre el colectivo musulmán.

Representantes del Gobierno

El acto de toma de posesión de los nuevos cargos se realizó en el salón regio del Ministerio del Interior, con la asistencia del titular del departamento, José Barrionuevo, y del subsecretario del mismo, Rafael Vera, así como el director de la Seguridad del Estado, Julián Sancristóbal, y el director general de la Guardia Civil, José Antonio Sáenz de Santa María. También estuvo presente el secretario de la Presidencia, Julio Feo.Durante el acto, Barrionuevo recordó a quienes tomaron posesión de sus cargos que "son representantes de todo el Gobierno" y que, por lo tanto, tienen una dependencia funcional de todos los departamentos. También dijo que habían cumplido "a perfecta satisfacción" en sus puestos Manuel Peláez y Eugenio Picón, ex delegado del Gobierno en Ceuta y ex gobernador civil de Valladolid, ambos presentes en la ceremonia.

Céspedes, de 46 años, nació en Melilla y en esa ciudad estuvo destinado como subcomisario. Diplomado en Estupefacientes y en Derecho y Técnica Policial, fue jefe del Grupo de Estupefacientes, de la brigada de Policía Judicial de San Sebastián y de la brigada central de Escoltas. Desde la llegada del PSOE al Gobierno, ha sido director general jefe de Seguridad de la Presidencia del Gobierno. Ramón Berra, delegado en Ceuta, tiene 49 años. Nació en Santiago de Compostela y, era asesor para las relaciones sindicales del Ministerio de Educación.

Domingo, Ferreiro, primer delegado del Gobierno en Castilla y León, tiene 41 años y ha sido teniente de alcalde de Majadahonda (Madrid) y secretario general de la Federación de Municipios. Hasta ahora, era gobernador civil de La Coruña.

Sobre la firma

Es Defensor del Lector, llegó a EL PAÍS en 1983 y ha sido jefe de Política, subdirector o corresponsal en Bruselas y París. El periodismo y Europa son sus prioridades. Como es periodista, siempre ha defendido a los lectores. Ahora, oficialmente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción