Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Said Auita se quedo a 47 centésimas de su récord mundial en la reunión internacional de La Coruña

El marroquí Said Auita, recordinan mundial de 1.500 metros y 5.000, se quedó a 47 centésimas de mejorar su marca en esta última distancia en la reunión internacional de atletismo celebrada ayer en el estadio Riazor, de La Coruña. La incertidumbre por saber si había conseguido el récord puso en evidencia los medios con que se organizó la reunión ya que Auita tardó más en conocer la marca que en correr los 5.000 metros. La falta de cronómetros en la pista hizo imposible ver si el ritmo del corredor era de récord mundial. José Luis González, por su parte, realizó la mejor marca mundial del año en 1.500 metros.

Auita realizó los Últimos 400 metros (una vuelta a la pista) en 56 segundos. Sabía que tenía el récord mundial a su alcance (13.00.40 minutos). Su entrenador le iba cantando los tiempos de paso. Durante 11 vueltas y media, Auita había trabajado para mejorar su plusmarca del año pasado. Sin embargo, esta vez el atleta no había anunciado su propósito de mejorarlo. Se conformaba con hacer una buena marca, alrededor de 13.05 minutos. Ocurrió que tuvo dos excelentes liebres, Zabaleta hasta los 1.500 metros y Bakus hasta los 2.800, y decidió, a la vista de como se encontraba, ir a por el récord.El ritmo de récord mundial (2.33 minutos el primer kilómetro, 2.41 el segundo, 2.37 el tercero, 2.42 el cuarto y 2.28 el quinto) que emprendió Auita le vino algo largo. Quedó demostrado en esa última vuelta, que la realizó cabeceando, con el gesto contraído, intentando mantener el cambio de ritmo apoyando el impulso con los brazos. Auita, esa última vuelta, la corrió con el corazón y el coraje de los grandes campeones, dispuesto a morir en el empeño. Lo único que no se descomponía en su figura eran las piernas, dándose con los talones en los glúteos para aumentar la zancada, porque la carrera se le acababa y el tiempo y las fuerzas también.

Esa calidad natural y el poder realizar una última vuelta de vértigo después de haber mantenido una elevadísima velocidad de crucero le permitió, sin tenerlo previsto, arañar ese récord mundial que estableció el año pasado en la reunión internacional de Oslo. Las extraordinarias condiciones de Auita quedaron refleja das en que cuando realizó el récord mundial de 1.500 metros (3.29.45 minutos) tardó 54.26 segundos en hacer los últimos 400 metros. Ayer, 56 segundos y después de haberse desgastado en nueve vueltas más.

La marca realizada ayer por Auita (13.00.86), es la tercera mejor de todos los tiempos después de los 13.00.40 que tiene él mismo y los 13.00.41 de Moorcroft realizados en 1982.

La organización tardó el mismo tiempo en dar a conocer la marca de Auita que éste en correr los 5.000 metros. Quienes poseían cronómetros le decían desde la grada, unos que sí, otros que casi, casi. En unos campeo natos, donde el rival es otro atleta, el reloj sobra, pero en una reunión, donde lo que se persiguen son los récords, donde al que hay que vencer es al cronómetro, si éste no es visible, no se hace posible seguir la evolución de la carrera.

Otros Intentos

Hubo dos pruebas más donde se atacaron los récords y que, al igual que en los 5.000 metros, no se pudo saber el resultado hasta bien acabadas las carreras. En una de ellas, los 1.500 metros, se vio que el récord no era posible porque José Luis González se desfondó en la última recta y vio reducida su inconmensurable ventaja a unos escasos metros ante José Luis Carreira. González, con Pacheco como liebre, salió a ritmo de récord mundial, aun cuando ése no era su propósito. Quería 3.32 minutos e hizo un segundo más. Aún es pronto para que la preparación que ha realizado en Font Romeu dé sus resultados. De ahí que el final se le hiciera largo y, al igual que Auita tuviera que sacar a relucirse garra para acabar. No obstante, el tiempo realizado es el mejor del mundo esta temporada.

En los 300 metros hubo un intento de récord mundial anunciado por parte de Gabriel Tiacoh, natural de Costa de Marfil pero afincado en Estados Unidos y que ya subió al podio olínipico en los 400 metros hace dos años. El récord está en 31.70 segundos y se quedó a cuatro centésimas. Segundo fue el nigeriano Egbunique y tercero, Antonio Sánchez, que con 32.63 estableció el récord de España.

Otro récord español fue el conseguido por Cristina Pérez en 400 metros vallas con un tiempo de 57.15 segundos, nueve centésimas menos que el que estableció el pasado 16 de julio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de agosto de 1986

Más información

  • El atleta tardó menos en correr los 5.000 metros que en conocer su marca de 13.00.86 minutos