Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodríguez de la Borbolla, reelegido presidente del Gobierno andaluz con los votos del PSOE

José Rodríguez de la Borbolla fue reelegido ayer presidente del Gobierno andaluz con el apoyo del PSOE y el voto negativo de la oposición, tras un debate de investidura en el que abundaron los intercambios farragosos de datos económicos. Antonio Hernández Mancha, de AP, dijo que los socialistas eran incapaces de generar confianza y pidió solidaridad nacional para Andalucía. Para Julio Anguita (lU), socialistas y populares son dos caras de una misma moneda.

Tras su elección, Rodríguez de la Borbolla anunció los cambios que introducirá en su Consejo de Gobierno. El equipo contará con cuatro consejeros nuevos, se mantienen seis y salen otros cinco. Habrá, pues, una consejería menos, la de Hacienda, cuyas competencias asume Economía, y se reorganizan algunos departamentos.Entran en el Gobierno José Recio, consejero de Fomento y Turismo, que incluye las competencias en Industria; José Romero, de Trabajo, que asume consumo y bienestar social; Eduardo Rejón, de Salud, y Antonio Pascual, de Educación. Se mantienen José Miguel Salinas en la vicepresidencia para Economía, que asume tareas de planificación y hacienda; Enrique Linde, en Gobernación; Manuel Gracia, que pasa de Educación a Presidencia; Jaime Montaner, en Política Territorial, que asume Transportes; Miguel Manaute, en Agricultura, y Javier Torres Vela, en Cultura. Abandonan el Gobierno andaluz César Estrada, de Hacienda; Juan Manuel Castillo, de Turismo; Pablo Recio, de Salud; Joaquín Galán, de Trabajo, que será designado senador por la comunidad autónoma, y Angel López, que preside el Parlamento.

Rodríguez de la Borbolla obtuvo 60 votos a favor, del Grupo Socialista, y 48 en contra, de Coalición Popular, Izquierda Unida y Partido Andalucista.

Hernández Mancha dijo que el PSOE no genera confianza empresarial, acusó a los socialistas de "clientelismo político", denunció fraudes en el subsidio de desempleo agrario y aseguró que la política agraria socialista era contraria a la de las comunidades europeas. Rodríguez de la Borbolla contestó que el discurso de Hernández Mancha era el mismo de hace cuatro años y afirmó que en Andalucía se vive mejor que en 1982, según las encuestas de gasto familiar de las entidades financieras. Dijo también que con el socialismo "la gente es más decente, mientras que el neoliberalismo rampante prohibe actos lícitos de amor".

El portavoz de Izquierda Unida, Julio Anguita, comparó a socialistas y populares con Cánovas y Sagasta, "las dos caras de una misma moneda". A su juicio, la reforma agraria se hace sobre el siglo XIX y pidió al candidato que explicase los instrumentos para llevar a cabo el programa, que, a juicio de Anguita, son "las alianzas". Rodríguez de la Borbolla tachó de totalitarista y leninista esta concepción, dijo que sus instrumentos eran la "base social" a la que representa y aseguró que fueron los socialistas quienes rompieron la dicotomía entre Cánovas y Sagasta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de julio de 1986

Más información

  • Cuatro cambios en el Gabinete y supresión de un departamento